La vuelta a Veracruz en un teclazo

Las deudas públicas municipales

Por Yamiri Rodríguez Madrid.
Pocos municipios veracruzanos han actuado con responsabilidad, ante el tema de los pasivos que les han heredado otras administraciones. De acuerdo con el Sistema de Consulta de Obras y Acciones Municipales de Veracruz, llenado por los 212 ayuntamientos y que está disponible para consulta en el portal del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis), como parte del ejercicio Siguiendo el dinero, abriendo el gobierno, apenas y la mitad de estos han cumplido el pago de pasivos.
Por ejemplo, en el pago de Laudos Laborales, tanto de personal sindicalizado como de elementos de Seguridad Pública, Yecuatla,  Juan Rodríguez Clara, La Antigua, Ixhuatlán del Sureste, Chalma y Benito Juárez, presupuestaron una partida dentro de sus acciones para este año.
Respectivo a deuda pública, Perote, Álamo Temapache, José Azueta, Ignacio de la Llave, Tempoal, Oluta, Ixhuatlán del Sureste, Sayula de Alemán, Puente Nacional, Tezonapa, Juan Rodríguez Clara, Boca del Río, Tihuatlán, Tuxpan, Cosoleacaque, Río Blanco, La Antigua y Altotonga, ponderaron este rubro.
Otros que prospectaron pago de pasivos a proveedores y obligaciones financieras a instituciones como Banobras o Bancomer, fueron Soledad Atzompa, Papantla, Minatitlán, Playa Vicente, Platón Sánchez, Martínez de la Torre, Jilotepec, Jáltipan, Ixhuatlán de Madero, Cosamaloapan, Jesús Carranza, Las Choapas, Atoyac, Los Reyes, Ixhuatlancillo, Tamiahua, Ayahualulco, Chinameca e Ixhuatlán del Café.
Tamalín, por ejemplo, pagó al Sistema de Administración Tributaria (SAT) por adeudos de 2012 y 2013.
En amortización de deuda, así como en pago de intereses, solo hizo lo propio el Puerto de Veracruz, mientras que en adeudo de ejercicios anteriores solo Misantla invirtió en dicho rubro. En bursatilización, por ejemplo, solo figuraron Coatepec y Maltrata.
Y es que un lastre para la gran mayoría de los municipios son los adeudos heredados en laudos, en pasivos de pago al IMSS, al SAT y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), lo cual distrae el presupuesto de otras acciones prioritarios, pero de no cumplir con estas, los dolores de cabeza son tantos, que pueden llegar hasta el embargo.
La moraleja para las autoridades municipales es que, de no tener finanzas ordenadas, van pasando, como la papa caliente, la responsabilidad a los que vienen, lo que se convierte en una avalancha de problemas, por lo que más vale desde el inicio usar cada peso con transparencia a fin de no terminar en camisa de once varas, sin cumplir a la gente y hasta con denuncias de por medio.
@YamiriRodríguez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here