¿Autodefensas magisteriales? Debe ser una broma