Benítez Lucho busca la dirigencia del PRI, pero dejó irregularidades a su paso por el IMSS

Redacción

En tremendo brete legal, político y administrativo se habría metido el ex delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social en Veracruz, Antonio Benítez Lucho, no solo por las graves irregularidades que se presentan en la Delegación Norte, también por una demanda que presentó, exigiendo 5 millones de pesos como pago de “finiquito” por sus servicios.

Y así, con esta “cloaca” que se ha venido destapando en el IMSS, el personaje ligado a Fidel Herrera Beltrán dice y cuenta a los cuatro vientos que quiere ser el próximo dirigente del CDE del PRI en Veracruz. Así nomás, como para terminar de sepultar al Revolucionario Institucional.

Entre las irregularidades que se han detectado en la Delegación Norte del IMSS se pueden contar 90 plazas cobradas en 50 mil pesos cada una, graves anomalías en obras, complacencia a la empresa “Construye a tiempo SA de CV”, para no sancionarla por vicios ocultos, en la construcción del velatorio del IMSS en Xalapa, costos elevados de obras, abandono de parque vehicular, de clínicas y servicios, entre otras.

Según un informe de la Auditoría Superior de la Federación, el desaseo en el manejo administrativo de este funcionario federal merecería diversas sanciones y hasta inhabilitación del servicio público, por la manera en que abandonó la Delegación y se enriqueció a costa de la dependencia responsable de la seguridad social de los veracruzanos, razones por las cuales fue removido de su encargo en plena campaña presidencial.

En el caso de la empresa “Construye a tiempo SA de CV”, que fue una de sus preferidas y consentidas,  no se le aplicaron las sanciones correspondientes por vicios ocultos en la construcción del Velatorio del IMSS en Xalapa. Además, se incrementó el costo de la obra que originalmente se contrató por 29 millones 390 mil 693.22 pesos y que mediante Convenios modificatorios posteriores se incrementó primero en un 29.29 por ciento más, por un monto de 8 millones 608 mil 642.13 más IVA y en un segundo convenio modificatorio por un 21.24 por ciento más por un monto de 6 millones 241 mil 288.38 pesos más IVA, lo que hace un valor total de la obra de 44 millones 240 mil 623.73 más IVA.

A esta irregularidad se suman los costos elevados de obra, como en el caso de la barda perimetral de la sede delegacional, que fue cobrada y pagada con 10 veces más su costo real, así como inflar los costos de la remodelación de las lujosas oficinas en las que despachaba Benítez Lucho.

Además, los trabajos de la Clínica de Mama fueron iniciados con mucho tiempo de atraso y en donde uno de los socios de la Constructora señala que le fue solicitado dinero, lo que ha generado que la obra al día de hoy no se concluya y se tenga el riesgo de rescindir el contrato y en consecuencia no terminarla, afectando las condiciones de salud de miles de veracruzanos que se beneficiarán con esa obra, lo que seguramente ha de generar responsabilidad administrativa al Ex-Delegado, de quien se sabe es socio de la constructora y dueño del sindicato de trabajadores de la construcción, obviamente a través de testaferros.

También, en administraciones anteriores se removió de diversas áreas a servidores públicos del Instituto, rescindiendo la relación laboral por malos manejos, y de entre ellos se encuentran tres servidores públicos que fueron reinstalados por indicaciones del ex Delegado Antonio Benítez Lucho como Subdelegados en Lerdo, Poza Rica y Veracruz, a pesar de contar en su expediente con dichos señalamientos.

Un dato más de este informe, indica que el Delegado Benítez Lucho abandonó la atención a la plantilla vehicular, por lo que el mantenimiento ha generado gastos excesivos, ya que en varios casos las “composturas” realizadas son mayores al costo comercial de los vehículos reparados y en otros superan los 100 mil pesos, así como una gran cantidad de vehículos en malas condiciones a pesar de haber gastado cantidades importantes en “reparaciones”.

En general, abundan las quejas por parte de contratistas que han participado en licitaciones, quienes señalan favoritismos y procesos amañados, para favorecer a ciertas empresas en temas de reparación de unidades vehiculares y entrega de obras públicas.

Ya la Auditoria Superior de la Federación inició el procedimiento legal, para actuar en contra del ex delegado Antonio Benítez Lucho, quien con actos de corrupción se enriqueció, al amparo de esta dependencia responsable de la salud pública en la zona norte de Veracruz.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here