CIIA de la UV desarrollará método de purificación de agua para empresa poblana

Redacción Hora Cero

El Centro de Investigación en Inteligencia Artificial (CIIA) de la Universidad Veracruzana (UV), en vinculación con la empresa Ozono Polaris, enfocada en la purificación de agua por medio de ozono, desarrollará un sistema de control de inteligencia para una máquina de ósmosis inversa, con lo cual se pretende optimizar energía y costos de operación para impactar en este mercado.

David Ross Mackay Pett, director técnico y socio fundador de la empresa ubicada en la ciudad de Puebla, tuvo la iniciativa de acercarse a esta entidad académica hace unos meses, con la finalidad de proponer la vinculación y realización de este proyecto innovador.

De inmediato obtuvo respuesta para llevarlo a cabo, y actualmente se ha conformado un equipo integrado por: Nicandro Cruz Ramírez, experto en cuestiones de minería de datos; Efrén Mezura Montes, en optimización y cómputo evolutivo; Héctor Gabriel Acosta Mesa, en aprendizaje automático de visión por computadora; y Marcela Quiroz Castellanos, en optimización combinatoria.

En este trabajo también se involucrará a estudiantes de la Maestría y el Doctorado en Inteligencia Artificial y de otras licenciaturas.

Quiroz Castellanos, investigadora del CIIA, dio a conocer que este amplio proyecto constará de varias etapas. En la primera, se simulará el comportamiento de la máquina de ósmosis inversa a través de técnicas de inteligencia artificial.

El experto subrayó que el proceso de purificación de agua con ósmosis inversa tiene variables que se deben configurar o controlar para mejorarlo, es decir, se espera utilizar una menor cantidad de energía, optimizar calidad del líquido y reducir costos.

Desde la configuración de este aparato que involucra membranas y presión de agua, la inteligencia artificial permitirá aprender sobre este proceso e identificar de qué manera configurar dichas variables, apuntó.

Posteriormente, tras la elaboración de ese modelo, se podrá diseñar una máquina real e ideal que permita obtener mejores resultados en cuestión de purificación.

Al referirse a los beneficios de esta vinculación, precisó que se verá reflejado en los resultados de los trabajos de tesis de los estudiantes de licenciatura, maestría y doctorado, así como en la aplicación real de los métodos que estudian dentro de la industria.

En este caso, en una problemática de contaminación como es el agua, a fin de aportar algo desde la inteligencia artificial.

Por su parte, David Ross comentó que la empresa que lidera se dedica desde 1987 a la purificación de agua por medio de ozono y al tratamiento avanzado del líquido. En Latinoamérica, es el principal organismo orientado hacia este ramo.

Explicó que el ozono es un proceso mediante el cual se oxida a los contaminantes, mientras que en el de ósmosis se fuerza al agua a pasar a través de una membrana y finalmente queden los contaminantes concentrados.

Detalló que el desarrollo de un sistema de inteligencia representa una operación muy delicada, en el sentido de que una mala operación puede echar a perder rápidamente las membranas que son costosas de reemplazar. Por esta razón, decidió vincularse con la UV a través del CIIA.

Dijo que desde hace unos meses ha mantenido contacto con los investigadores del CIIA, a quienes les ha compartido algunas ecuaciones teóricas, “la idea es modelarlo en un programa con redes neuronales para optimizar todos los parámetros de operación”.

Manifestó que este tipo de tecnología puede aprovecharse en todo el mundo, sobre todo en países donde persiste la escasez de agua. “Ahí se puede emplear la ósmosis, es donde hay mayor oportunidad de ahorro en la operación de los equipos”.

El empresario mencionó que el ozono y la ósmosis tienen una mayor aplicación en el tratamiento de agua municipal, aunque los clientes de Ozono Polaris son principalmente industriales y transnacionales como: Pepsi-Cola, Coca-Cola, Colgate, Palmolive y algunas cerveceras.

Refirió que es la primera vez que buscan apoyo de una universidad en materia de inteligencia artificial, lo cual es fundamental para el futuro, pues una empresa que no la aplica en poco tiempo será obsoleta e irrelevante.

En este sentido, reconoció el talento y formación de los investigadores para atacar una parte de un problema global, por lo que confió en que más adelante se llegue a consolidar una colaboración formal.

Compartir