Miles de católicos festejarán en la catedral xalapeña a San Rafael Guízar y Valencia

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.- Este 24 de octubre más de cinco mil personas arribarán a la Catedral Metropolitana de esta ciudad para venerar la imagen de San “Rafael Guízar y Valencia”.

Decenas de peregrinaciones de los municipios de la región se alistan para acudir al festejo religioso considerado el segundo de mayor afluencia en comparación con el día de la “Guadalupana” que se festeja cada 12 de diciembre.

“Algunos traen mandas, otros vienen por costumbre, porque necesitan algo o para manifestar el agradecimiento al santo”, informó el administrador del Antiguo Palacio Episcopal y Subdirector del Museo “Rafael Guízar”, Andrés Guzmán Olmos.

Rafael Guízar nació el 26 de abril de 1878 en Cotija de la Paz, Michoacán y falleció el 6 de junio de 1938 a la edad de 60 años.

Se ordenó sacerdote en 1901 y en 1919 fue preconizado como Obispo de Veracruz.

Fue beatificado el 29 de enero de 1995 por el papa Juan Pablo II y finalmente canonizado el 15 de octubre de 2006 por Benedicto XVI.

La festividad en su honor es el día 24 de octubre.

El milagro por el cual fue canonizado Rafael Guízar y Valencia ocurrió en el año 2002, después de que a la señora Valentina Santiago se le detectó, a través de un ultrasonido obstétrico, una malformación en su embarazo. Al conocer la noticia, la mujer pidió la intervención del santo mexicano. Dos meses después, el niño Rafael de Jesús Barroso nació sano y sin ninguna complicación.

El 18 de mayo de 2005 y mediante evidencias, una comisión médica comprobó la «cura milagrosa» del labio leporino que padecía el feto desde el seno materno a las 31 semanas de su gestación, y que no apareció en el niño recién nacido.

Un Congreso de Teólogos Consultores aprobó el milagro el 15 de noviembre de 2005, por lo que concedió el “juicio resolutivo de curación completa y milagrosa, inexplicable científicamente”.

En la Biografía de Guízar y Valencia se cuenta que al llegar al puerto de Veracruz el 4 de enero de 1920, se dirigió a la zona devastada por un terremoto que afectó viviendas y dejó miles de damnificados.

“En la década de los años veinte padeció la persecución religiosa que inició Plutarco Elías Calles y que ejecutó con mayor fuerza el gobernador de Veracruz, Adalberto Tejeda Olivares” cuenta Guzmán Olmos.

El 24 de octubre en la madrugada fieles de los municipios de Cosautlán, Ayahualulco, Teocelo, Xico, Coatepec, Xalapa y de la región colindante con el estado de Puebla, acuden a la capital veracruzana con enormes arreglos florales para venerar al santo.

Andrés Guzmán explicó que la noche del 23 de octubre es cuando se congrega la mayor cantidad de católicos para cantar las mañanitas a Guízar y Valencia. Mientras tanto en la entrada de la catedral se congregan decenas de vendedores y peregrinos que se ubican en las escalinatas de Plaza Lerdo.

El santo está sepultado en la catedral de Xalapa, su sepulcro es sitio de peregrinación de miles de católicos que piden su intercesión para resolver algún problema.

Compartir