Doña María Elena; 15 años de pagar una manda a San Rafael Guízar y Valencia

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.-Desde hace 15 años doña María Elena Herrera Escudero se organiza para ofrecer alimento a los peregrinos que recorren casi 50 kilómetros desde su lugar de origen para dirigirse a Xalapa a venerar la imagen de San Rafael Guízar y Valencia.

Ella, junto con su familia acordaron atender en su paso a los católicos que desde las 6:00 pm llegaron a la catedral de Xalapa. Y es que muchos de ellos salieron desde las 08:00 de la mañana de diversos municipios de la región.

Doña Mary coloca la mesa bajo el puente de la calle Bolivia con Encino en la colonia Francisco I. Madero de esta ciudad. Tanto ella como sus familiares ofrecen pan, atole, agua, café y pambazos a los caminantes que acuden a la tumba del Santo Rafael Guízar y Valencia.

Esta acción es para cumplir la promesa al Santo Rafael. Doña María cuenta que tiene mucha fe porque cuando uno de sus hijos enfermó al grado de que los médicos le diagnosticaron pocas probabilidades de vida, se encomendó a la imagen religiosa y ocurrió el milagro.

«Tuve muy grave a uno de mis hijos y le recé. Tenía convulsiones, me decían que ya no mejoraría. Y a los pocos días se curó. Entonces le prometí al Monseñor que mientras me prestara vida y si mejoraba yo le daría de comer a sus peregrinos».

La tarde es lluviosa pero eso no importa a los caminantes que avanzan rumbo a la Catedral Metropolitana en donde se encuentra el sepulcro de San Rafael Guízar y Valencia. El sitio es meta de miles de creyentes católicos que piden su intercesión para que los ayude.

En esta área pasan aquellos que bajan de Huatusco, Teocelo, Xico, Cosautlán, Coatepec, Ayahualulco, Ixhuacán de los Reyes, Córdoba, todos cargados con sus mochilas e impermeables improvisados con bolsas de plástico para aguantar la lluvia.

El cansancio de los creyentes se observa en los rostros y los pies que parecen arrastrar pues han caminado casi once horas desde sus localidades con destino al corazón de la capital veracruzana donde se erige la iglesia que resguarda la imagen de San Rafael.

Este 23 de octubre los peregrinos le cantarán las mañanitas y el día 24, que es el día de San Rafael, colocarán en las afueras de la iglesia los enormes arcos florales elaborados de manera artesanal.

La señora María Elena cuenta que justo hace un año ella también enfermó de gravedad por la neumonía «sufrí mucho internada porque no estuve aquí, pero sí mis hijos para cumplir la manda».

Ella tiene 69 años de edad y vive en la calle privada Del Encino número 01 de la colonia Francisco I. Madero, muy cerca de la zona conocida como «Los Sauces».

Narró que fue la primera persona en comenzar con este apoyo a los peregrinos y posteriormente hicieron la misma acción sus vecinos quienes también ofrecen bebidas calientes a los que avanzan rumbo a la misa que ofician durante las primeras horas de este 24 de octubre.

Preparan más de cien litros de café y atole y ofrecen casi 500 panes y pambazos. Pero para poder reunir y ofrecer todo esto, se prepara con cuatro meses de anticipación con la finalidad de poder ofrecer lo suficiente a los que atraviesan esta ruta.

Compartir