La vuelta a Veracruz en un teclazo

La Universidad Veracruzana, con el agua hasta el cuello

Por Yamiri Rodríguez Madrid

De todos es sabida la situación financiera por la que atraviesa, desde hace varios años, la Universidad Veracruzana (UV), por eso a nadie extrañó que el pasado lunes los trabajadores iniciaran un plantón.

Desafortunadamente, y aunque no sirve ni para consuelo, son varias las instituciones educativas públicas que se encuentran en la misma situación, por lo menos 10.

Hace poco más de un mes, en la Cámara de Diputados, legisladores de Morena, PAN, PT y PES, se pronunciaron por solicitar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) la liberación de recursos en favor de universidades públicas de todo el país, especialmente para estas que sufren de insolvencia financiera para pagar salarios y aguinaldos a profesores y trabajadores, y que se les reconozca el aumento en la matrícula estudiantil y se otorguen plazas a los docentes. Entre esas está la nuestra.

Cada año, son miles los jóvenes veracruzanos que son rechazados por falta de espacios y, aunque se intentaron abrir otras opciones, como la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV), los esfuerzos fueron infructíferos.

Lo cierto es que el problema financiero de la UV lo viene arrastrando desde hace varios años y se ha ido agravando, aunque no hay cuentas claras en torno al manejo de las mismas, por ejemplo: ¿cuánto gana la rectora Sara Ladrón de Guevara?, ¿cuánto gasta la UV en el pago de seguros médicos?, ¿en qué consisten los años sabáticos de los académicos?, ¿cuánto gastan anualmente en gasolina? El tema no es exclusivo de la actual autoridad de la UV, así ha sido durante décadas.

Si bien las universidades son autónomas, conforme al artículo 127 de la Constitución, la austeridad republicana también debe alcanzarlos pues, aunque están en crisis, pareciera que los jerarcas universitarios viven en la bonanza.

Los diputados federales de Morena ya destaparon la primera carta respecto a este tema: ya una ley reglamentaria de que nadie puede ganar más que el Presidente; así también prevén que en el presupuesto 2019 para las universidades públicas, este venga desglosado y etiquetado para cada rubro a fin de que se evite el desvío de recursos y se apliquen responsablemente los recursos.

Nadie puede negar que la gran mayoría de las máximas casas de estudio en el país se han utilizado como un “botín político”, sino pregúntenle a la Rectora de la UV quien nunca ocultó, desde campaña, su cercanía con el gobernador Miguel Ángel Yunes, con quien su esposo colaboró años atrás y ahora no quiere que los morenistas, como Eric Cisneros, se acerquen a la institución hasta que no entre en funciones. Ni qué decir de los “criterios” para otorgar base laboral a los trabajadores.

Según datos oficiales, de cada 100 jóvenes en edad de estudiar una licenciatura sólo 37 lo pueden realizar; por eso urge inyectar recursos a la educación superior, para que a nadie le cierren la puerta por falta de espacios o de recursos y, en la misma vía, que se comience a transparentar la aplicación de cada peso en las universidades.

@YamiriRodriguez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here