Desde el Café

Una tragedia provocada por el miedo
Bernardo Gutiérrez Parra
Posible parte policiaco. Elementos de la policía municipal destacamentados en esta ciudad (Orizaba) repelieron la agresión de dos sujetos armados que cayeron abatidos en la calle Sur 39, entre las avenidas Colón Oriente y Oriente 2 de la colonia centro.

La madrugada de este jueves, elementos policiacos al mando de (…) le marcaron el alto al conductor de una camioneta Jeep Patriot que circulaba de manera sospechosa. Como contestación, el conductor disparó contra los policías y de inmediato se inició una persecución que terminó en la calle Sur 39 donde el conductor se bajó de la camioneta y siguió disparando su arma de alto poder.

Casi de inmediato, otro sujeto armado salió semidesnudo de una de las viviendas. Llevaba una metralleta AK-15 de las conocidas como Cuernos de Chivo y disparó contra los elementos policiacos que repelieron la agresión y abatieron a ambos delincuentes.

Versión de la familia. La madrugada de este jueves el joven Ernesto Pérez González de 33 años de edad, se desplazaba a bordo de una camioneta Jeep Patriot por las calles de la ciudad. Ernesto venía de una fiesta y probablemente conducía en estado inconveniente cuando elementos de la policía municipal le marcaron el alto.

En lugar de parar la marcha de la unidad, el joven aceleró rumbo a su domicilio donde estacionó la camioneta y se bajó. Pero ahí fue abatido por los policías. Al escuchar las detonaciones, su hermano Román, que se encontraba en paños menores en el interior de su hogar, salió para auxiliar a Ernesto y también fue abatido por los policías.

De acuerdo con versiones de los vecinos y los padres de las víctimas, los jóvenes no eran delincuentes; eran profesionistas de buena conducta y no tenían problemas con nadie. Además, no iban armados como en un principio afirmó la policía.

Las armas que presuntamente llevaban y utilizaron contra los policías no aparecen por ningún lado al igual que los casquillos. Y todo apunta a que los policías los confundieron con delincuentes y por ello les dispararon a mansalva.

Una prueba de rodizonato de sodio a las víctimas dirá que ellos jamás dispararon. Esa misma prueba dará con los responsables y se aclarará en asunto.

Lo que nunca será igual es la vida de los padres de Ernesto y Román, que en apenas unos segundos perdieron a sus dos hijos de manera violenta y en la flor de la vida.

Es evidente que hubo un error brutal; pero errores de estos no tienen solución porque siegan la vida de las personas y desgracian para siempre a las familias.

Por miedo quizá a un secuestro, un joven no detuvo la marcha de su auto. Por miedo, unos policías le dispararon a él y a su hermano creyéndolos delincuentes. Por miedo, los testigos se abstendrán de levantar una denuncia. Por miedo, los responsables quizá ya andan huyendo. Toda la tragedia se desencadenó por el miedo.

Este es el Veracruz de hoy. Un Veracruz violento; herencia aquellos que nos prometieron mejores cuerpos policiacos y acabar con la inseguridad en seis meses.

Un Veracruz ahogado en el miedo, la zozobra y en la sangre derramada de sus habitantes.

bernardogup@hotmil.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here