Bermúdez Zurita acusa a Yunes Linares y a Téllez Marie de amenazas y tortura

Francisco De Luna

Boca del Río, Ver.- El extitular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Arturo Bermúdez Zurita, denunció de manera pública haber sufrido tortura y amenazas y señaló a como responsables al Fiscal General del Estado (FGE), Jorge Winckler Ortiz y al ahora exsecretario de SSP, Jaime Téllez Marie.

A través de una llamada telefónica desde el interior del penal de Pacho Viejo, con sede en el municipio de Coatepec, Bermúdez Zurita habló a los medios de comunicación la tarde de este lunes 3 de diciembre. Dijo que desde que ingresó al Centro de Readaptación Social (Cereso), fue hostigado para que se declara culpable e hiciera señalamientos en contra de exfuncionarios estatales.

“Advirtieron que si no entregaba diversos bienes inmuebles en favor del extitular del Poder Ejecutivo del Estado, nuevas carpetas ministeriales serían judicializadas en mi contra y mi familia”.

La rueda de prensa estuvieron presentes sus abogado Rodolfo Reus Medina, Rafael Sánchez Caro y Rodolfo de la Guardia García.

Bermúdez Zurita fue sujeto a proceso penal el 17 de noviembre de 2016 y privado de la libertad el 03 de febrero de 2017.

A raíz de ello, comentó que inició su defensa para demostrar que los hechos que se le reprochan son falsos o fabricados por la Fiscalía General del Estado.

“Una cámara apunta de manera directa al interior de mi estancia impidiendo cualquier tipo de privacidad al grado de que personal de custodia se acerca a amedrentarme señalando que el extitular de la Secretaría de Seguridad Pública estatal (Jaime Téllez Marie) me quiere siempre visible a la cámara”.

El exsecretario de SSP durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa, dijo antes de iniciar la rueda de prensa que la llamada la hacía desde la caseta de teléfonos de Pacho Viejo “a la cual tengo derecho. Mi nombre es Arturo Bermúdez Zurita, actualmente privado de mi libertad en el Centro de Readaptación Social número 1 en Pacho Viejo. Respetuosamente comparezco ante ustedes para exponer bajo mi más estricta responsabilidad y la presentación de elementos de prueba”.

Explicó que el 26 de marzo de 2018 recibió la noticia que el rancho “La Cartuja” que pertenece a su familia fue cateado y que en su interior encontraron drogas y armas de fuego.

Dijo que en esas fechas recibió la visita de funcionarios de la SSP “quienes me comentaron que ante mi renuencia de entregar bienes mi madre y hermano serían consignados y privados de la libertad por delitos contra la salud, operaciones con recursos de procedencia ilícita y violación a la Ley de Armas de Fuego y Explosivos.

“El licenciado Reus Medina me confirmó que el extitular del Poder Ejecutivo estatal, ambicionaba que el suscrito y mi familia entregáramos todos y cada uno de los bienes inmuebles adquiridos y que conforman mi patrimonio”.

Señaló que el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares fue claro y que pedía los inmuebles y con ello se obtendrían acuerdos para favorecer el caso de Bermúdez Zurita.

También refirió que Yunes Linares solicitaba la entrega de siete bienes “la mayoría son aquellos que mi familia obtuvo antes de que ingresara al servicio público del estado de Veracruz”.

Agregó que todos fueron declarados ante la Contraloría General del Estado. “Aquellos bienes localizados en el estado de Texas, Estados Unidos de América, fueron adquiridos a través de líneas de crédito y ningún bien fue adquirido con recursos estatales”.

Arturo Bermúdez, expuso que cinco propiedades fueron donadas a favor del patrimonio estatal, y dijo que esto fue a raíz de las presiones de que fue objeto.

Se trata de las propiedades Araucarias en la ciudad de Xalapa; Torre Alfa en Veracruz; Plan de Aguacate, en Naolinco; El Salto, en Naolinco y Lomas del Potrerillo, también en Naolinco.

Como parte de su declaración ante los medios, también hizo hincapié que recibió visitas imprevistas por el entonces Secretario de SSP, Jaime Téllez Marie “su principal propósito fue solicitarme y amenazarme que declarara que Javier Duarte de Ochoa en Casa Veracruz había entregado 200 millones de pesos al partido Morena”.

Dijo que esto es falso “me negué rotundamente. Sufrí las consecuencias con cateos a oficinas y domicilios seguimientos y vigilancia a mi familia, así como visitas de personajes de menor nivel que me torturaron”.

Entre su declaración dijo que le han hecho señalamientos como el delito de desaparición forzada “la desaparición de personas es un delito repudiable. Me uno al dolor que sufren las familias. La investigación de estos eventos delictivos no justifica la fabricación de señalamientos y menos otorgar beneficios ilegales a los perpetradores confesos”.

Refirió que la sociedad y los colectivos de víctimas han sido engañados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here