Hora Cero

Winckler, con las horas contadas en la FGE

Luis Alberto Romero

Poco a poco, los ex funcionarios del duartismo que estaban detenidos en Pacho Viejo, municipio de Coatepec, recuperan la libertad y hacen parecer a la fiscalía veracruzana como una instancia que no integró bien las denuncias y las carpetas de investigación, o simplemente actuó para montar un circo que sólo duró durante el tiempo que Miguel Ángel Yunes se mantuvo en el Poder Ejecutivo de Veracruz.

Mediante un comunicado difundido este miércoles, la Fiscalía General del Estado de Veracruz condenó esas liberaciones y particularmente la del ex titular de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez.

Dice el comunicado de la Fiscalía que “no comparte los nuevos criterios jurisdiccionales que están permitiendo que los probables responsables del saqueo y desaparición forzada de personas en Veracruz, enfrenten sus procesos en libertad”; y reveló que en la carpeta de investigación en contra del ex secretario de Seguridad Pública, “existen testimonios de víctimas sobrevivientes, testigos presenciales, dictámenes técnicos y periciales, así como evidencia documental que exhibe que la Secretaría de Seguridad Pública, bajo el mando de Arturo “N”, documentaba las desapariciones forzadas”.

Lo cierto es que esa liberación, sumada a las de Francisco Valencia y Mauricio Audirac, es un revés más para Jorge Winckler.

A la excarcelación de Bermúdez antecedió el durísimo señalamiento del actual secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, quien apuntó que el todavía fiscal debe responder por la libertad de los reos acusados por presuntos actos de corrupción. Dijo además que Winckler se habría dedicado a robar a quienes robaron.

Previo a ello, el funcionario del nuevo gobierno adelantó que el fiscal sería destituido.

Para Jorge Winckler, en el pasado quedaron los días en que se manejaba a placer y con el aval del ex gobernador Yunes.

Para terminar su lamentable cuadro, para confirmar que Winckler tiene el santo de espaldas, en el Congreso de Veracruz todas las voces indican que es cuestión de tiempo para concretar su destitución.

Por si fuera poco, parece que en el legislativo veracruzano, el asunto de la fiscalía camina con prisa y que es una de las prioridades de quienes controlan dicho poder.

Este miércoles, el diputado Juan Javier Gómez Cazarín, presidente de la Junta de Coordinación Política resumió el tema en una frase “Nosotros no queremos tener ni un día más a este fiscal”; y recordó que diputados, alcaldes, abogados de exfuncionarios colaboradores de Javier Duarte y hasta colectivos de familiares de personas desaparecidas han pedido la destitución.

Este jueves, por cierto, en Congreso de Veracruz analizará el tema y se adelanta que la próxima semana los diputados echarían a Winckler de la Fiscalía.

Al presidente de la JUCOPO, por cierto, le sobra razón cuando enlista todas las voces que se unen para exigir el cese; dado que no sólo los legisladores y los familiares de personas desaparecidas piden que el fiscal de las confianzas de Yunes salga del cargo: alcaldes de diferentes partidos, incluso algunos panistas, han externado que dicho cese debe concretarse.

Este jueves, los presidentes municipales de Coatzacoalcos, Minatitlán, Jáltipan, Agua Dulce y Moloacán, sur de Veracruz, se sumaron a las voces que exigen la renuncia del fiscal; y caray, si hubiera un premio a la ineptitud y a la incompetencia, se lo llevaría de calle Jorge Winckler. Fíjese usted si no. En unos meses este sujeto metió a la cárcel a diez peces gordos del duartismo, y en apenas unas semanas esos peces gordos están saliendo en libertad por la puerta principal de Pacho Viejo. No porque sean inocentes, sino por fallas en el debido proceso.

¿Qué le vería Yunes Linares a este ególatra y soberbio que se ha convertido en el hazmerreír de los veracruzanos y de todos los fiscales del país?. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here