En estos tiempos de crisis nadie le puede reprochar a Uriel Flores que ande en busca de la chuleta. Tras militar por años en el PRD de Veracruz y quedarse sin chamba como diputado federal, aceptó la “atenta invitación” que le hizo el gobernador Yunes Linares para incorporarse a la Subsecretaría de Desarrollo Educativo de la SEV, donde estuvo dos años cobrando puntualmente su salario y haciendo como que hacía y nunca hizo nada.

Pero con Yunes fuera de la gubernatura y su partido cayéndose a pedazos, Uriel está en una encrucijada. Por lo pronto renunció al PRD a la espera de “ofertas políticas”; es decir, le está haciendo como las señoras venidas a menos que se paran en las esquinas y que ya no buscan al mejor postor, sino a cualquier postor.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here