Una mala y una buena para Ignacio Morales Lechuga; la mala es que un capo colombiano que testifica en el juicio contra el Chapo Guzmán, lo embarró al asegurar que lo sobornó con millones de dólares cuando don Ignacio fungió como Procurador General de la República. La buena es que si en efecto esto fue cierto, el delito ya prescribió. Por lo tanto, Morales Lechuga no tendrá que molestarse ni en desmentir la acusación del capo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here