Hora Cero

Nestlé en Veracruz

Luis Alberto Romero

El pasado 18 de diciembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo una reunión en la que participaron Fausto Costa, presidente ejecutivo de Nestlé México; el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez; la secretaria de Economía del Gobierno Federal, Graciela Márquez Colín; y Alfonso Romo, coordinador de la Oficina de Presidencia.

En ese marco se anunció la inversión de 154 millones de dólares para un nuevo centro de producción en la entidad veracruzana.

Con esas nuevas instalaciones, nuestro país, y Veracruz en lo particular, se ubicará como el más importante en producción de café para la citada empresa multinacional de origen suizo.

El anuncio de Fausto Costa incluye la generación de 10 mil empleos en Veracruz, en cuya planta Nestlé implementaría una estrategia de energías limpias, así como la producción de energía renovable, para procesar 20 mil toneladas de café verde al año.

Habría que comentar que Nestlé es una de las empresas del rubro de los alimentos más importantes del mundo; normalmente es incluida por Forbes en la lista de las más fuertes; cuenta con casi 500 fábricas, emplea a más de 330 mil personas y tiene presencia en 194 países del orbe. Fundada en 1905, Nestlé tiene en la actualidad ventas que superan los mil millones de pesos con marcas como Nescafé.

Pues bien, al concluir dicha reunión, tanto la Presidencia de la República como el Gobierno de Veracruz y la empresa dieron a conocer la inversión mediante comunicados de prensa en los que destacaron la generación de empleos y el impacto en la reactivación del sector.

El problema es que entre los productores veracruzanos de café no cayó nada bien la noticia, dado que consideran a esa empresa como la causante de la desgracia del sector.

Este 24 de diciembre, caficultores locales se manifestaron en la Plaza Lerdo de Xalapa y denunciaron que la producción veracruzana era desplazada por las importaciones de café Robusta que realiza dicha empresa.

Dijeron, incluso, que los productores veían a Nestlé no como un beneficio o apoyo para el sector, sino como una competencia desleal debido a que la empresa acapararía los subsidios y financiamientos.

De igual manera, expusieron que el café que vende Nestlé con sus marcas de soluble era de la variedad Robusta, de la más baja calidad, café importado que desplaza, en síntesis, a la producción local.

Los productores que se manifestaron frente a Palacio de Gobierno de Veracruz señalaron que la planta que instalará dicha transnacional en Veracruz sólo generará bajos precios y peores condiciones para quienes se dedican a este cultivo, que ha dado prestigio al sector primario de la entidad.

Fernando Celis, de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Cafetaleras, acusó que históricamente la transnacional y otras procesadoras del grano, han manipulado el precio del café, el detrimento de los productores.

Es un tema que podría crecer, dado que Nestlé no es una empresa conocida por gozar de buena imagen entre los productores.

Ojalá esa millonaria inversión, a la que no le pueden cerrar las puertas, se acompañe no sólo por acciones de cuidado ambiental como el uso de energías limpias, sino por estrategias que beneficien a quienes aportan la materia prima, particularmente en la región conocida como “Faja de Oro”, que va de la zona de Coatepec hasta la sierra de Zongolica. @luisromero85

Este es el ejemplo de un texto alternativo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here