Hora Cero

Historia de un cacique en desgracia

Luis Alberto Romero

Acusado por el presunto delito de secuestro, el ex diputado local Manuel Francisco “N” fue vinculado a proceso.

Al ex legislador veracruzano, quien tenía su base de operación en el distrito de Chicontepec (ahora la tendrá en Pacho Viejo), le impusieron una medida cautelar de un año de prisión preventiva, y tres meses para la investigación complementaria.

De poco sirvieron la conferencia de prensa de su abogado defensor, quien se refirió al tema como un asunto político; las lonas colocadas en domicilios particulares de Chicontepec; y la manifestación de gente de ese municipio en las goteras de la Sala de Audiencias de Pacho.

A Manuel Francisco “N” le espera al menos un año de cárcel por los presuntos delitos de secuestro agravado y lesiones dolosas en agravio de Gonzalo Vicencio Flores, ex candidato de Morena a la diputación local (contendiente del hoy detenido) y esposo de la secretaria del Trabajo del gobierno del Estado, Guadalupe Arguello Lozano.

El ex diputado del Partido Verde fue presidente municipal de Chicontepec por Acción Nacional; luego buscó la diputación federal en 2015 pero perdió la contienda. En 2016, ya con un nuevo partido y con la alianza con otras fuerzas –entre ellas el PRI–, Manuel Francisco llegó a la Legislatura del Estado.

Buscó la reelección en 2018 pero volvió a perder; en ese proceso se enmarca la presunta agresión y secuestro contra  un grupo de personas de Chicontepec, entre quienes se encontraba el candidato de Morena, Gonzalo Vicencio, quien presentó lesiones provocadas por golpes.

El agraviado acudió a la justicia, lo que finalmente derivó en la orden de aprehensión contra el ex alcalde y ex diputado local.

Por cierto, en el marco de la contienda a la diputación, la participación que más se recuerda de Manuel Francisco se refiere a una desafortunada frase, cargada de misoginia, en el sentido de que el machete “sirve para darles planazos a las mujeres que se portan mal”; por ello fue multado y amonestado.

Gracias al patrocinio del Ayuntamiento de Chicontepec, cuyo presidente municipal es Pedro Adrián Martínez Estrada, hijo del detenido, hubo un intento por hacer parecer al ex legislador local como una víctima de la venganza gubernamental por diferencias políticas.

Personas de Chicontepec se trasladaron a Xalapa en dos autobuses para ejercer presión sobre las autoridades, a efecto de lograr la liberación de Manuel Francisco, lo que finalmente no lograron.

Sin embargo, Manuel Francisco está muy lejos de ser considerado una víctima; al contrario, hay quien asegura que se trata de un cacique local que ha logrado cierta hegemonía política en esa zona, donde la marginación, el abandono, la pobreza y el rezago educativo son parte de la realidad cotidiana.

Por otro lado, no es el primer incidente de este tipo en el que el ex alcalde se ve involucrado: siendo presidente municipal de Chicontepec habría ordenado a sus policías la agresión a balazos contra gente que transportaba apoyos para campesinos.

En aquella ocasión, Manuel Francisco no fue molestado por las autoridades; corría la administración de Javier Duarte y todo parecía apuntar a una negociación para que el alcalde panista de Chicontepec se pasara al PRI vía el Partido Verde; hoy, sin embargo, con el presunto secuestro y lesiones contra el ex candidato de Morena, las cosas fueron diferentes: no sólo fue detenido, sino que pasará al menos un año, en el mejor de los casos para él, tras las rejas; pero si la fiscalía prueba las denuncias ante el juez, al ex diputado del Verde le podría esperar un largo periodo en la sombra. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here