Desde el Café

Ricardo Ahued ¿el caballo negro de AMLO?
Bernardo Gutiérrez Parra
El pleito entre el ex dirigente estatal de Morena, Manuel Huerta Ladrón de Guevara con Ricardo Ahued Bardahuil, comenzó en 2016 cuando el nombre del ex alcalde de Xalapa y ex diputado local y federal (siempre por el PRI), sonaba fuerte como posible candidato del PAN-PRD para contender otra vez por la presidencia municipal de la capital veracruzana.
¿No le temen? Preguntó un reportero a Manuel Huerta. “¡Qué le vamos a temer a ese tipo! Lo quieren vender en celofán, pero es la mentira más grande de Xalapa”, contestó el líder que cada que podía le daba un raspón verbal al empresario, mientras este guardaba silencio.
Ahued no contendió por la alcaldía que fue ganada por el moreno Hipólito Rodríguez. Pero cuando resultó abanderado de Morena a la senaduría, Huerta le encontró virtudes que no le había visto antes: “Ricardo Ahued es un activo importante para la sociedad, una persona sencilla que atraerá votos para nuestra causa”.
La relación entre ambos no es nada buena. Ni se tragan ni se pasan. Se dice que en privado Huerta acusa de advenedizo a Ahued y éste no baja a Huerta de ladrón y corrupto.
El último desencuentro lo tuvieron en octubre del año anterior cuando Ahued criticó que las calles de Xalapa fueran un basurero por problemas con el relleno sanitario, y el riesgo de la falta de agua porque el municipio no había firmado el convenio respectivo con el gobierno de Puebla.
Manuel Huerta vio el cielo abierto y se lanzó con todo: “Ricardo Ahued no es militante de Morena, sólo forma parte de la bancada del partido en el Senado de la República y su distancia con la ciudad lo tiene desinformado. Yo le recomiendo que antes de decir una cosa se informe bien acerca de los temas de la capital del estado, y en todo caso mejor critique lo que hace mal la administración de Miguel Ángel Yunes”.
Pero esta vez sí tuvo contestación.
“No sé quién lo invitó a la fiesta (a Manuel Huerta), pero este señor como es su costumbre, declara que yo no me meta (a opinar de los problemas de la capital). ¿Cómo no me voy a meter si se trata de Xalapa? Mal hace Huerta que en vez de conciliar se meta a un pleito, cuando le debería dar vergüenza ver los baches que hay en la ciudad, ahí se debería poner a trabajar”, le reviró Ahued y Manuel Huerta ya no replicó.
Ricardo Ahued ha sido un crítico constante de la administración de Hipólito Rodríguez al que responsabiliza de los incontables baches en las calles xalapeñas, de la inseguridad, la falta de policías, la falta de servicios y de haber devuelto 15 millones de pesos de fondos federales que no se aplicaron en obras para el municipio. Esto le ha granjeado la simpatía de los xalapeños desilusionados con su alcalde.
En días pasados atendió a más gente en Palacio de Gobierno que la que ha atendido el titular de la seguridad interior, Eric Cisneros, al que simplemente no quieren los veracruzanos.
Mientras crece la figura del senador, se achican las de los personajes de Morena que hasta hace unas semanas eran noticia en Veracruz.
Todo esto ha puesto de malas a Rocío Nahle, Hipólito Rodríguez, Manuel Huerta, Eric Cisneros y decenas de morenos que veían un horizonte promisorio para después del 2024.
Es muy pronto para hacer futurismo, pero si en enero se hablaba de Rocío Nahle y Manuel Huerta como posibles candidatos de Morena a la gubernatura de Veracruz, hay que agregar a la lista a Ricardo Ahued que puede ser el caballo negro de Andrés Manuel López Obrador para dentro de cinco años.
bernardogup@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here