En la mira

Se despide el Pollo Pérez Fraga del negociazo

Silverio Quevedo Elox

Hace poco en redes sociales desnudaron los intereses ocultos del presidente del Comité del Carnaval de Veracruz, Luis Antonio Pérez Fraga, que son los famosos “moches” en todo tipo de contrataciones y concesiones que se le otorgan a este organismo durante las fiestas carnestolendas.

Y es que con los recursos que le fueron recortados por el gobierno estatal dedicados a la organización de la celebración porteña, la festividad más importante del estado, que será del 27 de febrero al 5 de marzo, se le va buena parte de los jugosos dividendos que el “Pollo” acostumbraba a manejar.

Por eso meter en el discurso que hasta en los peores momentos del duartismo la fiesta siempre tuvo apoyo del ex gobernador priista no es de a gratis. Y es que para Pérez Fraga no estaría mal recibir los 40 a 50 millones de pesos que durante varios años de su mandato el repudiado enemigo de los Yunes le subsidiaba a los responsables de los festejos.
Pero el Comité no marcha solo. Por eso se hace de la boca chiquita Pérez Fraga pues según versiones sobre el tema , se publicó que en el 2018 el“Comité del Carnaval de Veracruz adjudicó de forma directa 25 contratos para la fiesta en 2018 por más de 40.2 millones de pesos, la mitad la entregó a un solo proveedor, quien se encargó desde contratar las sillas hasta el servicio de montaje de escenarios, contratación de grupos musicales y artistas, y el hospedaje de los mismos”.

Y en las informaciones se reveló que “se trata de Jorge Jonathan Torres Corona, también dueño de la agencia de publicidad Akira y de dos empresas más de reciente creación. De acuerdo con información del servicio administrativo del ayuntamiento de Veracruz , este empresario firmó 6 contratos entre el 9 y 16 de enero de 2018 por más de 22.6 millones de pesos, todos de forma directa”.

Esta información es mínima de lo que realmente incurre como reparto discrecional del negocio el presidente del Comité. Muchos de los permisos pasan por tesorería pero muchos más se ven en forma directa, por ejemplo, la concesión de los cientos y cientos de sanitarios que durante los desfiles son un negocio redondo y se instalan a lo largo de los 4 kilómetros del boulevard.

En tanto, otros beneficios ocultos que obviamente se desconocen. Y que los organizadores saben perfectamente que es de donde hacen su agosto.

Por eso, pareciera que soltar la “bombita” de que “El buchacas” no quiere a las bailarinas cubanas en su carro alegórico no es más que una mera vacilada. Se trata pues de una cortina de humo del titular del Comité para bifuminar su avaricia y ansiedad por los millones que danzan durante las fiestas.

Y como bien reclaman los ciudadanos en las redes sociales, estas celebraciones dejaron de ser del pueblo y para el pueblo para ser concesionadas al mejor postor. El jarochismo del Pollo Pérez Fraga y su simulado discurso de hombre de barrio, o auténtico porteño, no es más que eso una simulación perfecta, porque el Carnaval sigue siendo elitista y un macro negocio para unos cuantos, exprimiendo en mucho los bolsillos de los veracruzanos.

Más de topes se dio el pobre Presidente cuando vio que los 40 milloncitos que esperaba ya aterrizando en sus oficinas se le fueron a Papantla, para la realización de la Cumbre Tajín con la mejor cartelera acorde a la ceremonia. Y los millones que bajaban del gobierno estatal se convirtieron, literal, en un subsidio alegórico.

 

Muy en corto

ZENYAZEN COMO YUNES EN LA SEV. Una aberración es la que cometió el secretario de Educación, Zenyazen Escobar García al reunirse con los maestros tutores inconformes que exigen el pago de 5 millones de pesos por salarios caídos, les lanzó senda advertencia, según publicó ayer mismo durante la tarde el periódico Reforma:

«Están en todo su derecho (de exigir sus pagos) y todo lo que conlleve también, es una violación parar las vías de comunicación, a mí me pasó, y lo supe cuando me llevaron preso por bloquear vías de comunicación, a mí me agarraron afuera de mi casa, me pusieron una pistola en la cabeza, maestras, no me van a venir a platicar (…)»

Haciendo alusión a su activismo, Escobar, de quien Reforma exhibe que, vía fast track, la Universidad del Sotavento, en su Campus Orizaba, lo tituló como Licenciado en Ciencias de la Comunicación, según se desprende del Registro de Cédulas Profesionales, revelan con un audio del encuentro entre éste y los mentores, que palabras más menos el Secretario se refirió a que cuando se bloquean las vías de comunicación los manifestantes pueden ser llevados a prisión con una pistola en la cabeza por policías ministeriales.

Vaya que parece Zenyazen adoptó muy bien el terrorismo y la represión que le dejó el gobierno yunista como una herencia a Cuitláhuac García, quien seguramente no lo comparte. Y peor aún, este funcionario estatal va en contra de lo que marca el régimen de Andrés Manuel López Obrador que ha repetido hasta el cansancio anteponer el diálogo a la represión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here