Hora Cero

El reconocimiento al manejo financiero en Veracruz

Luis Alberto Romero

En los últimos años, Veracruz ha recibido pocas noticias buenas en materia financiera.

Lo común es que las referencias se relacionen más con deudas y quebrantos financieros que con un buen manejo de los recursos.

Una buena noticia, sin embargo, llegó este martes con la calificación que otorgó S&P Global Ratings a Veracruz, entidad que fue ubicada en un nivel crediticio con perspectiva estable.

Se trata de un reconocimiento implícito a las políticas públicas del gobierno del estado en cuanto al manejo de las finanzas.

Acostumbrados como estábamos, sobre todo durante la administración Duarte, a que todas las notas sobre la situación financiera del gobierno veracruzano hablaran de crisis, de perspectivas negativas y de una enorme desproporción entre el gasto y los recursos disponibles, la calificación de S&P resulta alentadora.

Destaca el hecho de que pese a los compromisos financieros que ha contraído el Gobierno de Veracruz con anterioridad, sobre todo durante la última década, la nota otorgada por la calificadora a la administración que encabeza Cuitláhuac García resulte positiva.

¿Qué significa?; básicamente que se espera que en el futuro se mantengan los superávits operativos, como resultado de los ahorros en áreas que no son estrictamente indispensables.

Es, en pocas palabras, un reconocimiento al manejo responsable de los recursos públicos, lo que genera la percepción de que Veracruz podría iniciar una etapa de recuperación y de sano equilibrio entre el gasto y los recursos disponibles.

Las notas de las calificadoras, como en este caso S&P Global Ratings, miden la probabilidad de que los créditos no sean cubiertos por las empresas y entidades públicas; es decir, que caigan en el no pago; en ese sentido, el puntaje otorgado al gobierno de Veracruz indica que la agencia observa en buenos términos el manejo de las finanzas públicas en la entidad.

La calificadora, para tal efecto, tomó como base el desempeño del gobierno estatal durante su primer trimestre, de diciembre a febrero.

El resumen que emite S&P Global Ratings pondera básicamente que Veracruz ha mantenido un desempeño presupuestal balanceado, lo que ha reducido las presiones de financiamiento a corto plazo y ha permitido disminuir su deuda de largo plazo.

La calificadora indica también que se espera que el desempeño presupuestal de Veracruz mejore gradualmente en los siguientes tres años, lo que mantendría sus necesidades de financiamiento de corto plazo moderadas y permitiría seguir disminuyendo su deuda de largo plazo.

De igual manera, establece que para 2019-2021, “proyectamos que Veracruz podría alcanzar superávits operativos en torno a 2.5 por ciento de sus ingresos operativos, así como moderados superávits después de gastos de inversión. Basamos nuestra proyección en el plan de austeridad que el Estado presentó recientemente ante el Congreso y en los gastos de capital que se mantendrían, en promedio, por debajo de 4 por ciento de los gastos totales. La estabilidad proyectada del desempeño presupuestal de Veracruz también se basa en nuestra expectativa de que recibirá consistentes transferencias federales (participaciones y aportaciones), las cuales crecerán en torno a 6 por ciento al año, como en los últimos cinco años”.

En términos generales, decía, la calificación estable es de alguna manera un reconocimiento al gobierno veracruzano y a su manejo en el presupuesto, en el ejercicio de los recursos y en el tema de la austeridad. @luisromero85

Compartir