Desde el café

Resabios de la Conquista

Bernardo Gutiérrez Parra

Quinientos años después de la llegada de Hernán Cortés a estas tierras, la Conquista es un episodio que sigue tan vivo como si hubiera ocurrido ayer. Unos la toman como la fusión de dos razas y dos culturas (lo que es cierto). Otros como una gran barbaridad por la crueldad de los españoles con los indígenas (lo que también es verdad). Es decir, para donde te muevas lector, el tema provoca polémica y levanta ámpula.

En alguna ocasión dos chavos de mi salón se trenzaron a golpes porque uno dijo que los Aztecas fueron muy pendejos al dejarse conquistar por 500 españoles cuando tenían un ejército infinitamente superior de guerreros. Lo curioso es que el defensor de los indígenas era hijo de españoles (le decíamos el Gallego) y quien pendejeó a los Aztecas era un chavo con marcados rasgos indígenas al que le decíamos el Nopal.

En tiempos de López Portillo, el rey Juan Carlos y su esposa doña Sofía visitaron Guanajuato como parte de una gira por México. El gobernador de aquella entidad (creo que era Luis H. Ducoing 1973-1979) fue el encargado dar la bienvenida a tan distinguidos visitantes. La bronca que al soltar su choro y en un acto insólito y sin precedentes, pidió disculpas al rey por las atrocidades que los indios hubieran causado a los españoles durante la Conquista.

Aquello fue tan grotesco y humillante, que el periodista Gilberto D’ Estrabau a la sazón columnista de Excélsior, publicó un artículo titulado “Perdón mi rey” donde se pitorrea hasta la carcajada de la lambisconería del mandatario estatal.

El pasado lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador, sorprendió a todo mundo al grabar un video en la zona arqueológica de Comalcalco, en el que dio a conocer que había enviado una carta al rey de España y otra al papa Francisco, donde exhorta a la monarquía española y al Vaticano a ofrecer disculpas por los atropellamientos y salvajadas ocurridos durante la Conquista.

El video causó pasmo, pero casi de inmediato la hilaridad de la raza de bronce que festejó el sentido del humor del presidente. Hasta que se dieron cuenta que aquello no era broma sino la pura neta.

En España los divididos españoles se unieron en estentóreas mentadas de madre al mandatario mexicano al que calificaron de arcaico, anacrónico e imbécil. Las benditas redes sociales se dieron vuelo con los memes y sólo los verdaderos seguidores de AMLO festejaron con tibias palmadas.

Tanto la carambiza entre los dos adolescentes (que terminaron siendo amigos y compadres inseparables), como el rastrerismo de un gobernador y la misiva del presidente Andrés Manuel López Obrador, son resabios de una Conquista ocurrida cuando nadie de los que vivimos en México o España habíamos nacido, pero que algunos (o muchos, no sé) aún no pueden superar.

bernardogup@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here