Este domingo trascendió que el conductor de un auto del Ayuntamiento de Perote no pasó la prueba del alcoholímetro, por lo que la unidad fue retenida.

El conductor de un vehículo Dodge Attitude, color blanco, habría intentado evadir el retén.

Aparentemente, los tripulantes estaban en estado inconveniente, por lo que les aplicaron la prueba de alcoholemia, que dio positiva.

La unidad fue retenida y entonces salieron a relucir las charolas; Angelina Zavaleta Córdoba intentó intimidar a la autoridad; dijo que era regidora de Perote, de Morena, y amiga personal de encumbrados funcionarios estatales.

Se comenta que el chofer Manuel Gómez habría ofrecido dinero para intentar sobornar, pero de cualquier forma la unidad fue remitida al corralón para evitar una desgracia.

Una pena, por el comportamiento de la regidora y del conductor; y un buen punto para la autoridad de Tránsito, que demuestra que la aplicación del reglamento nada tiene que ver con simpatías partidistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here