Al pie de la letra

Fiscal bajo sospecha

Raymundo Jiménez

Por lo menos, dos fuertes aspirantes a la Fiscalía General del Estado se entusiasmaron luego de que este martes el gobernador Cuitláhuac García, entrevistado durante el cambio de mando en la 26 Zona Militar de El Lencero, confirmó que le había pedido al fiscal Jorge Winckler que no asistiera el próximo lunes 22 a la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz que encabezará el presidente Andrés Manuel López Obrador en Veracruz.

La razón que esgrimió el mandatario estatal es que no confían en las estadísticas criminales reportadas por Winckler. “El fiscal es muy mentiroso, cuando asiste a la mesa decimos la verdad y él creo que no nos dice la verdad. Los datos de su conferencia de prensa son responsabilidad suya, él puede decir lo que quiera, pero en la mesa del programa Unidos para la Construcción de la Paz difícilmente podrá mentir porque nosotros también tenemos datos”, dijo el jefe del Ejecutivo del estado, quien inclusive puntualizó que la decisión de no invitar al titular de la FGE es respaldada por el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana del gobierno federal, Alfonso Durazo.

Cuitláhuac García aseguró que la Fiscalía está reportando datos que no son completamente válidos, puesto que no distingue entre homicidios, homicidios dolosos o feminicidios, así como secuestros y privaciones de la libertad.

Lo dicho por el mandatario estatal coloca en un serio predicamento al fiscal. Y es que el cuestionado comportamiento de Winckler no sólo ha justificado por el momento una segunda exclusión de las reuniones del gabinete de seguridad –la primera ocurrió el 21 de febrero pasado, en Coatzacoalcos– sino que inclusive le pueden generar también sanciones administrativas y hasta de tipo penal que derivarían en su salida de la FGE.

En este sentido, la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en sus artículos 138 y 139, prevé sanciones de uno hasta ocho años de prisión y de cien hasta mil días de multa, además de la destitución e inhabilitación por un plazo igual al de la pena impuesta para desempeñarse en otro empleo, puesto, cargo o comisión en cualquier orden de gobierno, a quien dolosa, ilícita y reiteradamente se abstenga de proporcionar al Secretariado Ejecutivo la información que esté obligado en términos de esta Ley, o que ingrese dolosamente a las bases de datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública previstos en esta Ley, sin tener derecho a ello o, teniéndolo, ingrese a sabiendas información errónea, que dañe o que pretenda dañar en cualquier forma la información, las bases de datos o los equipos o sistemas que las contengan…”

Pero, además, si Cuitláhuac García y Alfonso Durazo  han excluido nuevamente a Winckler porque aseguran que no es de fiar, ¿alguien supone entonces que el fiscal aprobará el examen de control de confianza al que por ley deberá someterse próximamente para permanecer en la Fiscalía los seis años siguientes para los que fue designado por la Legislatura local anterior?

Para colmo, en muy mal momento, el Tribunal Electoral de Veracruz (TEV) acaba de resolver este miércoles un ordenamiento de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que involucra directamente al ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, ex jefe político de Winckler, por el uso propagandístico que dio en la sucesión estatal del año pasado a las denuncias presentadas ante la Fiscalía General del Estado en contra del ex gobernador Javier Duarte y su esposa Karime Macías.

Según publicó el portal alcalorpolitico.com, los magistrados del TEV determinaron dar vista al Congreso local para que sancione al ex mandatario panista por dichas conductas infractoras en los comicios locales de 2018, en los que su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez contendió por la gubernatura del estado como candidato de la alianza PAN-PRD-MC.

Y es que, como se recordará, entre otras estratagemas que fraguaron en Palacio de Gobierno para apuntalar electoralmente al primogénito de Yunes Linares, a finales de mayo –casi un mes antes de las votaciones–, activaron tremendo escándalo mediático con la profusa difusión de la orden de aprehensión, ficha roja y solicitud de detención con fines de extradición en contra de la ex presidenta del DIF, Karime Macías de Duarte, a la que inicialmente le imputaron un presunto desvío de más de cien millones de pesos a través de seis empresas fantasmas.

En esa ocasión, el reportero Noé Zavaleta, corresponsal de la revista “Proceso”, consignó que el caso de la ex primera dama de Veracruz fue utilizado por el gobierno de Yunes para romper el supuesto “empate técnico” entre su hijo y Cuitláhuac García que mostraban otras encuestas de preferencia electoral, como la que acababa de publicar el diario Reforma, que los posicionaba con el 43 y 42% de la intención de voto, respectivamente.

“El fiscal general Jorge Winckler Ortiz denominó ‘Bombazo winckleriano’ a una breve columna periodística que él mismo envió a sus reporteros afines. Es un texto cargado de errores ortográficos y pifias gramaticales, en el cual afirma que el escándalo de la esposa de Duarte hizo avanzar a Yunes Márquez: ‘Están agraviados porque Chiqui, Chiqui, Chiqui Yunes avanzó de menos cinco puntos en todas las encuestas con este Bombazo Winckleriano (sic)”, citó textualmente Zavaleta.

Además de la orden de captura en contra de la esposa de su antecesor, Yunes activó a través de la Fiscalía a cargo de Winckler la persecución de otros ex funcionarios duartistas, entre ellos el ex fiscal Luis Ángel Bravo Contreras, uno de los pocos que aún sigue en prisión.

Sin embargo, el abogado yunista sigue recurriendo a todo tipo de promoción mediática y artimañas propagandísticas para sostenerse en el cargo.

El jueves de la semana pasada, por ejemplo, en cuanto el titular de la SSPC, Alfonso Durazo, dio a conocer los nombramientos de los principales mandos de la nueva Guardia Nacional, entre los cuales destacó el de la doctora Patricia Rosalinda Trujillo Mariel –una brillante médico cirujano originaria del Puerto de Veracruz, experta en medicina forense y que cuenta con 12 doctorados–, Winckler, de inmediato, celebró vía Twitter esta designación: “Es un orgullo para Veracruz que la doctora Paty Trujillo Mariel forme parte de la Coordinación Operativa  Institucional de las Guardia Nacional. Excelente decisión del Presidente. Paty será una aliada de todos los Veracruzanos para recuperar la paz.”

Y este miércoles convocó a conferencia de prensa para informar sobre el hallazgo de 36 nuevas fosas clandestinas descubiertas en la zona centro del estado, para lo cual se arropó con la presencia de Karla Quintana, de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas.

Compartir