Al pie de la letra

* AMLO: ¿Y el nuevo ‘cochinero’?

Raymundo Jiménez

En enero del 2018, en precampaña electoral, Alfonso Romo le organizó al ahora Presidente de la República una reunión con empresarios veracruzanos. Ante el reclamo de que el entonces Diputado Federal y hoy gobernador del estado, Cuitláhuac García, había sido el único legislador que no había firmado el Acuerdo para la Seguridad Nacional, Andrés Manuel López Obrador respondió: “fíjate lo que son las cosas, el que no te firmó es el que te va a cumplir”.

Más de un año después, este domingo 21 de abril, en la ceremonia que presidió en la H. Escuela Naval de Antón Lizardo, el Presidente lanzó vítores al mandatario estatal, gritando públicamente que Cuitláhuac García “es un gobernador inteligente, con convicciones y, sobre todo, honesto, un hombre bueno, no de malas entrañas y eso importan mucho para garantizar la paz y la tranquilidad a mis paisanos veracruzanos…”

Sin embargo, López Obrador parece desconocer las corruptelas que vienen solapándose cada vez más burdamente en la administración de García Jiménez, mismas que han sido señaladas desde diversos medios en contra de distintas  secretarías del gobierno del estado de Veracruz, que se traducen además en ineficiencia e ineficacia, abandono de instituciones y de programas de salud, lo que representa también otra forma de corrupción.

Hay gente inocente que el Presidente ignora que está muriendo de otras formas que las acribilladas en Minatitlán, porque en el gobierno de Cuitláhuac García prácticamente nadie hace nada por estar ocupados en hacer negocios.

Una enorme red de corrupción, nepotismo, componendas y complicidades, a todos los niveles invade a Veracruz, que incluye el control de la SEFIPLAN, la SSP, la SIOP, la Secretaría de Gobierno y hasta una diputada federal.

En la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas, por ejemplo, su titular Elio Hernández Gutiérrez dirige tan importante dependencia sólo por su mérito de ser cuñado de la diputada plurinominal Dorheny García Cayetano, quien como parte de esta entramada red de corrupción acomodó también a su hermana Ailett García Cayetano, esposa del titular de la SIOP, en la Dirección Jurídica de la Secretaría de Seguridad Pública.

Pero la complicidad y la corrupción es de tal nivel que, en este caso, el autonombrado Mayor, Armando Mendoza Paredes, como jefe de la Unidad Administrativa de la SIOP, tiene a cambio en la nómina de la SSP a una de sus protegidas de hace años: Patsy García García como subdelegada de Recursos Humanos en la Subsecretaría Operativa, misma que, por cierto, cada vez está más cerca del subsecretario Operativo, su jefe inmediato, así como  también de Eleazar Guerrero Barrera, director de Vinculación Institucional e hijo de Eleazar Guerrero Pérez, poderoso subsecretario de Finanzas y Administración de la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN), quien en el proceso electoral de 2018 cobró fama como financiador de la campaña de Cuitláhuac García, lo que terminó posicionándolo en la administración estatal de Morena como el verdadero poder tras el trono, controlando la estructura de más de 13 unidades administrativas del gobierno del estado en los que impuso a sus socios constructores, amigos, aliados, compadres y hasta familiares, como sería el caso de la SSP y SIOP.

Sólo como un ejemplo de la corrupción, componendas y complicidades detectadas en esta red de funcionarios de SSP, SEFIPLAN, SEGOB y SIOP, en diciembre del año pasado el secretario particular del titular de la SIOP, Silvio Retureta, cabeza de playa de un grupo de constructores entre los que figuran familiares, cometió la indiscreción de hacer pública una relación de obras y las respectivas empresas a las que deberían asignárseles los contratos, así como el nombre del padrino o funcionario que las recomendaban.

En esta lista destaca, por ejemplo, el secretario de Finanzas y Planeación, José Luis Lima Franco, quien habría recomendado a la persona física Claudia Iveth Velázquez García para que le asignaran los contratos SIOP-OP-PF-186/2018-DGCCYCE y SIOP-OP-PF-199/2018-DGCCYCE, para pavimentar el camino de Atzalan a Zapotitlán, en el municipio de Atzalan.

El secretario general de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros, recomendó presuntamente a la empresa Desarrollos de Ingeniería y Arquitectura S.A. de C.V. para que le dieran los contratos SIOP-OP-PF-178/2018-DGCCYCE y SIOP-OP-PF-194/2018-DGCCYCE, para la pavimentación del tramo Paso Lorenzo-Km 43, en Tamiahua.

El presidente de la Comisión de Infraestructura de la Cámara de Diputados, Ricardo Exome Zapata, habría apadrinado a la empresa Servicios Urbanos, Proyectos y Administración de Xalapa, S.A. de C.V., para asignarle el contrato SIOP-OP-PF-191/2018-DGCCYCE, para rehabilitar con pavimento hidráulico un tramo de la carretera Las Vigas-Tatatila, en el municipio de Las Vigas.

El propio titular de la SIOP, Elio Hernández, también fue balconeado por su achichincle al recomendar al Grupo Constructor Mirami, para que le otorgasen los contratos SIOP-OP-PF-182/2018-DGCCYCE y SIOP-OP-PF-202/2018-DGCCYCE, para pavimentar parte del camino La Unión-Naranjos de Afuera, en el municipio de Cazones de Herrera.

Esta lista, difundida vía whatsapp y en formato excell por el secretario particular de Hernández Gutiérrez, revela otras empresas y más nombres que, por el momento, por razones de espacio, nos reservamos pero que se harán del conocimiento público en futuras entregas de esta columna.

¿Ignorará esta situación Cuitláhuac García, a quien ayer, ante los cadetes de la H. Escuela Naval de Antón Lizardo el presidente López Obrador lo vitoreó al considerarlo un “gobernador inteligente, con convicciones y, sobre todo, honesto, un hombre bueno, no de malas entrañas”? Si en realidad lo desconoce, sería grave que nadie le suministre información tan elemental; pero si no fuese así sería doblemente peor.

Tan grave como si el Presidente olvidara aquella frase que expresó en enero de 2018 ante los empresarios veracruzanos convocados por Romo.

Ayer, a su arribo a Veracruz, López Obrador acusó que “nos dejaron un cochinero, lo estamos limpiando”. Pero aparte del problema de la creciente inseguridad, en Veracruz crece también esta otra  fruta podrida que igualmente está gangrenando y enlutando a la entidad, porque a quien gobierna y a los que cogobiernan con él parecen no importarles tanto la seguridad, la tranquilidad ni la vida de los veracruzanos más vulnerables, sino únicamente los dineros públicos.

Señor Presidente: es hora de que limpie también este otro “cochinero” de Veracruz.

 

BOMBA DE TIEMPO EN EL IMSS

Por cierto, de las delegaciones del gobierno federal que están dando de qué hablar, para mal desafortunadamente, sigue destacando la del IMSS-Veracruz Norte que todavía encabeza el ex perredista tabasqueño Candelario Pérez Alvarado.

Y es que nos comentan que muy pronto podría estallarle tremendo escándalo político-jurídico a dicha institución si el delegado no toma pronto cartas en el asunto y detiene las atrocidades que presuntamente estaría cometiendo contra el personal femenino su auxiliar Eri Martínez.

Según nos reportan, la inconformidad en estas oficinas está creciendo a tal grado que las víctimas de los acosos de este funcionario menor de la Delegación del IMSS estarían dispuestas a no tolerar más sus abusos, por lo que podrían presentar denuncias formales ante organismos de derechos humanos y de equidad de género.

A Eri Martínez, quien se ostenta como Asesor del delegado Candelario Pérez y hasta suele presumir últimamente que muy pronto asumirá la Jefatura de Servicios de Desarrollo de Personal, se le acusa de acosar con propuestas indecorosas a sus compañeras de oficina y a otras cercanas a dicha Jefatura.

Entre las presuntas víctimas se cuenta a la misma secretaria del Delegado, la coordinadora de Atención y Orientación al Derechohabiente y otra de la Coordinación de Servicios Administrativos, quienes ya no saben qué hacer para evitar el acoso.

Se menciona que desde el mes de marzo que llegó este funcionario a Veracruz procedente de Tabasco, las mujeres asediadas han solicitado cambio de adscripción para evitar estos abusos, pero otras empleadas se encuentran en un verdadero dilema porque si no logran la autorización de un cambio de oficina tienen que seguir soportando este tipo de amenazas para conservar el puesto.

Nos pidieron hacer el comentario para que el delegado Pérez Alvarado esté enterado de este penoso asunto y ponga orden de inmediato.

Compartir