En la mira

El priista en la mesa de AMLO

Silverio Quevedo Elox
Como Presidente de la Comisión de Marina, llamó la atención la presencia del ex gobernador del Estado de México, Eruviel Avila Domínguez.
Claro, el priista senador fue designado como tal en la LXIV Legislatura y por tanto tiene la investidura para estar en la mesa de honor con el mandatario nacional, Andrés Manuel López Obrador, y el secretario de Marina, José Rafael Ojeda Durán.
Solo que como tal, llamó la atención haber estado junto al gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez. Y es que por encima de colores o ideologías debe imperar en estas ceremonias por siempre, la solemnidad y el protocolo, por lo que su naturaleza demócrata y apartidista de esa institución permite este tipo de convivencia.
Con ese grado, Eruviel compartió la mesa con los secretarios que dirigen las fuerzas armadas, y con el mandatario anfitrión, porque hay que recordar que el priista fue uno de los acérrimos adversarios del régimen de Morena que no se dejó ganar el Estado de México.
Aún con el respaldo permanente de Andrés Manuel, un año antes de la elección presidencial, a la abanderada de Morena en el Edomex, la maestra Delfina Gómez Alvarez perdió apenas por 74 mil votos contra el abanderado del tricolor, Alfredo del Mazo y sucesor de Eruviel, quien fue acusado de todo en ese proceso.
Pero este domingo, Eruviel, Cuitláhuac y los jefes de las fuerzas armadas departieron con el comandante supremo de las mismas, y esposas. Y claro, cerrando el circulo, el presidente de la Mesa directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo.
Otros de los asistentes a la acostumbrada comida después de esta ceremonia por parte de la secretaría de Marina fue el senador, Ricardo Ahued Bardauil y el presidente del Congreso Local, José Manuel Pozos.
Esta mañana AMLO a las 7 horas estará dando su acostumbrada conferencia con medios de comunicación en el Museo Naval en el segundo día de su estancia en el puerto.
Esperando que los protocolos y el orden sea lo adecuado se espera una buena ronda de preguntas y respuestas con temas que reclaman la respuesta urgente del Ejecutivo del país.

FRUTO PODRIDO Y JUSTICIA

Quedó claro que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador aún sin mencionar su nombre adjudica a la inercia del pasado, y a los gobiernos anteriores – el inmediato gobernador pasado es el del panista Miguel Angel Yunes Linares- la violencia que se vive en Veracruz. Incluso, en su discurso de este domingo frente a los cadetes de la Heroica Escuela Naval Militar en Antón Lizardo Veracruz, al condenar los hechos violentos en Minatitlán los calificó como el resultado de “fruto podrido” y “cochinero” heredados de gobiernos anteriores y sus políticas económicas entreguistas.
Si bien abordó el tema en sus líneas ya pre escritas, algo que anteriores mandatarios preferían evitar o lanzaban mensajes entre las mismas, y esta vez López Obrador lo hizo en forma directa, pero sabe que se debe ir más allá del discurso y las palabras.
Hay que reconocer sin duda que esto que se vive son las consecuencias de una mala política gubernamental y como bien señala, de la corrupción y de la impunidad, y que como asegura, su gobierno tiene que enfrentar “esa inercia, esa mala herencia, ese fruto podrido, ese cochinero” que le dejaron.
Obrador no tiene otra alternativa que tomar el toro por los cuernos. Y es que el dolor que se vive en el sur de Veracruz no es para menos. También lo correcto era respaldar a quien gobierna el estado con dos objetivos. Que no se vea mermada su capacidad de mando y su investidura, pero además un compromiso mayor al depositarle la confianza para emprender las acciones necesarias en el combate de la activa delincuencia.
Y por eso también fue más que firme su apoyo al calificarlo como un gobernante honesto e inteligente, lejos de los anteriores políticos que solo eran facilitadores de la corrupción.
“Va a haber justicia” en Veracruz dijo, y otra ventaja, resaltó, es que “el problema como era antes, eran sus autoridades, pero con Cuitláhuac está apegado a las convicciones del actual régimen que él encabeza”.
Así tanto AMLO como Cuitláhuac han dado el mensaje de que más coordinados no pueden estar. Y eso es lo que se debe traducir en resultados para el combate a la violencia. Sin duda.

Compartir