Habitantes de Chumatlán denuncian saqueo de material pétreo; acusan corrupción en el Ayuntamiento

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.-Los habitantes de Chumatlán, municipio ubicado en la zona norte del estado de Veracruz, se manifestaron para exigir alto al saqueo de piedras del río Ajajalpan. Aseguran que se trata de un negocio del alcalde Édgar Espinoza Salazar.

De acuerdo con los inconformes, el Presidente Municipal llega a percibir hasta 120 mil pesos diarios por la venta del material pétreo ya que todos los días salen hasta 20 camionadas diarias de este afluente.

A decir de los manifestantes, este saqueo lleva más de siete años en la zona del Totonacapan y no hay autoridad que lo pueda detener, pues incluso hay tres denuncias ante las instancias ambientales.

Este martes, los habitantes de las comunidades al protestar pidieron diálogo con el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez para establecer acuerdos para evitar que el alcalde siga comercializando la piedra de río.

Y es que como parte de la protesta que han realizado los pobladores para la protección del río al cual también se le conoce como Santa Anna, fueron amenazados por la autoridad municipal y hasta con la Policía del municipio intentaron impedir las inconformidades y hasta les arrebataron celulares para que no quedara evidencia alguna.

También explicaron que han realizado protestas de manera constante, sin embargo al parecer estas no han procedido, incluso la más reciente fue esta semana en donde también hubo violencia y señalan a la presidenta del DIF Municipal, Blanca Vega de ser quien quita por la fuerza el teléfono celular a una joven que se manifestaba y registraba el saqueo de la piedra de río.

A pesar de la reunión que tuvieron con personal de Política Regional para acordar que ya no se realizaría la extracción de la grava, el alcalde Édgar Espinoza incumplió y continúo con el robo de la piedra que comercializa en diversos municipios de la región del Totonacapan.

Chumatlán colinda con municipios como Coxquihui y Coyutla así como localidades del estado de Puebla por donde baja el río Ajajalpan que ha sido saqueado durante los últimos siete años de manera desmedida.

Compartir