Rúbrica

Maricela Vallejo: usada y desechada por los partidos

Por Aurelio Contreras Moreno

Si algo revela el asesinato de la presidenta municipal de Mixtla de Altamirano, Maricela Vallejo Orea, además de la facilidad e impunidad con que se recurre a la violencia en Veracruz, es la podredumbre en la que se revuelcan, sin excepción, los partidos políticos.

En un audio grabado por la propia Maricela Vallejo –el cual pidió se difundiera si algo llegaba a sucederle, como resultó finalmente-, la malograda alcaldesa narra cómo fue usada por un grupo político caciquil de la sierra de Zongolica, que lo mismo “trabajó” con el PAN que con Morena para aferrarse a su coto de poder en Mixtla de Altamirano, uno de los municipios con mayores índices de miseria de todo el país.

Dicho audio, dado a conocer en el portal noticioso La Silla Rota, deja de manifiesto una de las peores prácticas de la política actual: la manera en que los partidos, para saltarse la obligatoriedad de la paridad de género a la hora de la postulación de abanderados a cargos de elección popular, usan a mujeres para simular candidaturas y con ello cubrir el porcentaje de 50 por ciento establecido en la ley.

Tal fue el caso de Maricela Vallejo. La joven indígena entró a trabajar con la anterior presidenta municipal de Mixtla, Angélica Méndez Margarito, quien llegó al cargo bajo las siglas del PAN y buscaba heredarle la alcaldía a su esposo, Ricardo Pérez Marcos.

Como no llegaron a un acuerdo con Acción Nacional, buscaron la postulación a través de Morena. Pero se encontraron con la traba legal de la cuota de paridad de género, por lo cual, decidieron que la candidata a la presidencia municipal registrada ante el Organismo Público Local Electoral fuera Maricela, mientras Ricardo Pérez Marcos, que fue registrado como candidato a síndico en su planilla, era quien en realidad hacía campaña.

La intención era obvia: una vez ganando la elección, Maricela Vallejo “renunciaría” y el Síndico asumiría como alcalde. Práctica aberrante que, de acuerdo con el testimonio de Vallejo, fue propuesta por los propios operadores de Morena Itzel Domínguez, promotora de ese partido en la región de Zongolica, y Marco Antonio Olmos Tovar, quien ahora funge como delegado regional de los programas sociales del Gobierno Federal en esa zona serrana.

Impulsado por la ola lopezobradorista que ya crecía en ese momento, Morena ganó la elección municipal de junio de 2017 en Mixtla de Altamirano. Pero como venía de inmediato la elección presidencial y de gobernador, a los operadores de Morena ya no les pareció buena idea que una alcaldesa legalmente electa y además indígena renunciara para dar paso un hombre, por lo que le habrían pedido a Maricela Vallejo –de acuerdo con la nota de La Silla Rota, firmada por Rodrigo Barranco- que permaneciera en el cargo.

Comenzó ahí el martirio para la joven estudiante de Ingeniería en Sistemas Computacionales, en un ir y venir de presiones y amenazas que culminaría con su brutal asesinato la noche del pasado 24 de abril. En el audio, Maricela Vallejo narra lo que el síndico Ricardo Pérez Marcos le advirtió: “tengo esas palabras en la mente, dice, ‘espero que nunca nos traiciones. Más bien, espero que no me traiciones’. Le dije: no ingeniero, cómo cree, que ya sabe que yo estoy aquí apoyando”.

“Me dice: ‘no mija, te lo digo de verdad, espero, espero que nunca, ni ningún día se te ocurra traicionarnos. Que por tu mente más profunda se te ocurra traicionarme’. Le digo, no ¿cómo cree? ‘No mija. Si tú me llegas a traicionar, de verdad te digo que las cosas no marcharían como marchan, ya no nos llevaríamos como nos llevamos, y no te puedo asegurar a qué fines vamos a llegar. Pero espero, espero que jamás y jamás me traiciones”, se escucha decir a Maricela Vallejo.

La joven edil de 27 años fue acribillada mientras viajaba en un vehículo oficial del Ayuntamiento de Mixtla de Altamirano junto con su esposo y un trabajador. Ella denunció ante la Fiscalía Regional ser víctima de amenazas, a pesar de lo cual, no contaba con protección oficial de ningún tipo.

Hoy, tras su asesinato, las autoridades responsables de brindarle seguridad y de investigar sus denuncias siguen lucrando políticamente con Maricela Vallejo para alimentar una miserable reyerta partidista. Ni muerta la respetan.

Email: aureliocontreras@gmail.com

Twitter: @yeyocontreras

 

Compartir