Al fiscal veracruzano, Jorge Winckler, parece que el mundo se le viene encima: tiene en contra al Poder Ejecutivo y al Legislativo, cuya mayoría de Morena ha lanzado reiterados señalamientos; la Comisión Estatal de los Derechos Humanos emitió una recomendación por tortura; y por si fuera poco, el presidente del Poder Judicial del Estado, Edel Álvarez Peña, criticó este lunes la lentitud con que se procesan en la FGE las órdenes de aprehensión que giran los jueces.

Con los tres poderes de Veracruz y el órgano autónomo que promueve los derechos humanos en contra, parece que todo es cuestión de tiempo; y que más temprano que tarde rodará la cabeza del fiscal yunista.

Este es el ejemplo de un texto alternativo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here