La vuelta a Veracruz en un teclazo

Los retos de la economía veracruzana

 

Por Yamiri Rodríguez Madrid

El pasado viernes 17 de mayo fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto mediante el cual se creó el Consejo Nacional para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico.  Este tiene como objetivo promover la inversión y originar y apoyar proyectos productivos que permitan llegar a una tasa de crecimiento superior a la registrada en las últimas tres décadas.

De acuerdo con la explicación presidencial, busca además atraer mayor inversión nacional y extranjera directa; obtener una integración eficiente de las cadenas de valor para fortalecer el mercado interno; y lograr una inserción justa y equilibrada con el comercio exterior reduciendo desbalances comerciales en el marco de los acuerdos bilaterales y multilaterales.

En Veracruz se ha hecho ya un primer corte económico a punto de cumplirse los primeros seis meses de administración morenista.  Hace unos días la Secretaría de Desarrollo Económico y Portuario (SEDECOP) informó que la entidad presenta un crecimiento en Inversión Extranjera Directa (IED) del 46 por ciento en el primer trimestre de 2019, con respecto al trimestre del año anterior, recibiendo el 5.64 por ciento (573.58 millones de dólares del total del país, que es de 10 mil 161.9 millones de dólares).

Las cifras, retomadas de la Secretaría de Economía (SE), revelan que Veracruz se ubica en el cuarto lugar nacional, sólo por debajo del Estado de México (1,172.4 MDD), Nuevo León (1.184.9 MDD) y Ciudad de México (2,680.1 MDD).

Incluso, unos días antes, la empresa trasnacional Tubos y Aceros de México (TAMSA), asentada en la ciudad industrial Bruno Pagliai del Puerto de Veracruz, se congratuló públicamente del resultado de las negociaciones entre México y Estados Unidos sobre los aranceles al acero y aluminio impuestos por este país al acero mexicano, bajo la Sección 232, pues estos se levantaron, quedando sin cuotas el acero y el aluminio de nuestro país. De esta manera se reinstauró el intercambio comercial libre de aranceles para estos productos.

Y aunque estos números son positivos para el estado y para el país, el otro gran reto que se presenta a la economía veracruzana es el de la seguridad pública.   En la zona sur decenas de comercios han bajado la cortina en los últimos meses a consecuencia del hampa.  Empresarios y profesionistas tienen temor a ser blanco de las extorsiones. Si dicha situación no puede ser corregida a la brevedad, no habrá inversionista valiente que apueste su capital en Veracruz, lo que terminará por paralizar nuestra economía. Ojalá y se trabaje de manera coordinada, pues, de lo contrario, no habrá avance.

@YamiriRodríguez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here