Hora cero

La liberación de duartistas; golpe a la FGE

Luis Alberto Romero

Si bien no se encuentra libre, sino que continuará su proceso en prisión domiciliaria, la excarcelación de Luis Ángel Bravo Contreras, quien fuera titular de la Fiscalía General del Estado durante el gobierno de Javier Duarte, se leyó como un revés para el órgano responsable de la procuración de justicia en Veracruz.

A Jorge Winckler se le cayeron prácticamente todos los casos relacionados con el combate a la corrupción en que habrían incurrido ex funcionarios del citado gobierno.

Flavino Ríos, gobernador sustituto, quien fuera acusado por facilitar la huida de Duarte, fue exonerado, al igual que Juan Antonio Nemi Dib, quien fungiera como titular de la Secretaría de Salud.

Arturo Bermúdez Zurita, ex secretario de Seguridad Pública, salió del penal de Pacho Viejo y estaría por recuperar sus bienes.

Francisco Valencia García  es titular de la Comisión del Agua y ex secretario de Comunicaciones y Obras Públicas también está fuera de prisión y atiende su restaurante en Xalapa; en tanto que Mauricio Audirac, ex secretario de Finanzas también se mueve en libertad.

En fin, todos los funcionarios del duartismo poco a poco fueron liberados y han recuperado sus bienes o estarían por recuperarlos.

No es que todos sean blancas palomas; ocurre que al parecer, la Fiscalía General del Estado no pudo mantenerlos encarcelados por falta de pruebas o por deficiencias en la integración de las carpetas.

El último alto funcionario en salir de la prisión fue el ex fiscal Luis Ángel Bravo Contreras, quien este miércoles salió de Pacho Viejo sonriente, como quien está seguro de que no pisará nuevamente esas celdas.

El caso de Bravo Contreras es diferente al de los demás ex duartistas que pisaron la cárcel, dado que el principal delito que se le imputó no fue corrupción ni desvíos de recursos, sino desaparición forzada de personas.

Recordemos que el 13 de mayo de 2018, el entonces gobernador Miguel Ángel Yunes se refirió a la orden de aprehensión girada contra el ex fiscal, por quien ofreció una recompensa de 5 millones de pesos. Incluso, las autoridades pidieron la intervención de la Interpol y de la Procuraduría General de la República (hoy  FGR) para lograr su captura.

Tras un periodo de tiempo en que evadió la acción de la justicia, Bravo Contreras fue capturado en junio de 2018 en la ciudad de México; y cuando está por cumplirse un año de su detención, el ex fiscal salió del penal para continuar su proceso en prisión domiciliaria.

El caso estaría lejos de resolverse todavía en las instancias de impartición de justicia; lo cierto es que la liberación de Bravo Contreras significó un golpe para la Fiscalía General del Estado de Veracruz, al menos en términos mediáticos y de percepción, dado que pone en evidencia la eficacia del órgano de procuración de justicia.

La Fiscalía ha encarcelado a más de media docena de ex funcionarios veracruzanos de primer nivel y todos ellos terminaron por recuperar la libertad. De ese sexenio, sólo el ex gobernador Javier Duarte se mantiene en prisión y no es por la fiscalía veracruzana, sino por la instancia federal. @luisromero85

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here