Cascada La Hermita, en Miahuatlán, seca desde hace tres meses; la población se queja por falta de agua

Francisco De Luna

Miahuatlán, Ver.-La cascada “La Hermita” del municipio de Miahuatlán se secó en su totalidad. Esto ocurrió porque las autoridades municipales de Naolinco acapararon el agua del afluente de “San José”.

En tiempos de calor sucede algo similar, pero este 2019 el caso es más grave, contaron los lugareños, quienes ahora también tienen dificultades para contar con el líquido.

Han pasado más de tres meses desde que el sitio quedó vacío. Apenas y se observa un charco que se reduce. La tierra se ha agrietado en varios metros a la redonda. La escena es desoladora.

“Estamos sufriendo por el agua. La caja que antes se llenaba en cinco horas, se llena en siete horas y media” refiere don Mario Méndez Bellido y señala el tanque donde se almacena el agua que se distribuye al municipio vecino.

Pero además del agua de la cascada, también la poza del “Jonote” fue succionada. Este líquido fue enviado a Naolinco para abastecer a las familias que también enfrentan el problema por la carencia del líquido.

Los arroyos que abastecen a Miahuatlán son “El Pedregal” y “La Fuente” que nace de la zona conocida como El Mirador.

Recuerda que en su infancia el agua era abundante, “esta cascada la estaba arreglando un señor de nombre Manuel Arce. El invirtió aquí. Había una fuente, también alberca. Aquí era domingo de fiesta. Las familias venían a nadar”.

Opina que nunca se debió permitir que el municipio de Naolinco tomara el líquido de este afluente “el acuerdo fue entre alcaldes de hace años pero ahora el problema de escasez ya nos rebasó”.

Contó que hay pequeños manantiales, los cuales el pueblo espera a que estos se llenen, pero con mangueras que conecta el personal del Ayuntamiento de Naolinco “esperan que se llene y la vuelven a succionar hasta dejarlos vacíos”.

Y el director de la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento (CMAS) de Naolinco, Guillermo Ortiz García, reconoció que se llevan el agua de este afluente y eso ha provocado que la cascada se haya secado.

En la pequeña charca están conectadas unas mangueras con las cuales se succiona el agua. “Tomamos el agua de la cascada. Pero este río ya se secó. Ya no hay agua y de la poza que está abajo estábamos bombeando el agua pero también ya se acabó”.

Miahuatlán se ubica a 35 kilómetros de la ciudad de Xalapa colinda con Naolinco, región donde la escasez de agua se convertido en un problema crítico.

Los habitantes invitaron a recorrer este afluente completamente seco. Aunque el agua está retenida en una poza. Hay válvulas, mangueras y hasta una malla de plástico para impedir el paso de basura.

Este es el ejemplo de un texto alternativo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here