Créditos para mujeres, trampa financiera que se convierte en usura

Nimbe Romero

En relación al foro de mujeres de las Américas que encabezó Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional, no puedo dejar de pensar que en México las opciones para mujeres emprendedoras se reducen a pequeños créditos de usureros que otorgan las llamadas «financieras», con políticas de préstamos para microempresarias.

Son préstamos que terminan por afectar a quienes recurren a ellos, en sus historiales crediticios y hasta en perjuicio de su pequeño patrimonio.

Doña Lucy es una asidua contratante de estos créditos, pues los requiere para invertir en jornales de su pequeña parcela que adquirió con sacrificios, pero que no puede trabajar ella sola; ¡ah! , «porque yo se la compré a mi papá, no es herencia, peso sobre peso»… deja en claro.

La mujer, como muchas otras personas, se asocia con varias vecinas y juntas solicitan un préstamo; cada una recibe el efectivo, pero para pagar deben todas aportar la misma cantidad y si una de ellas no lo hace, la líder o responsable tiene que pagar por ella; por tanto, no puede avanzar en su patrimonio a pesar de su esfuerzo, y en ocasiones tienen que trabajar horas extra en labores de limpieza para  reponer el dinero que alguna queda deber.

«Sí, a veces tengo que pedir prestado a mis familiares o vecinos, cuando alguna del grupo queda mal, y es que un requisito es ser mayor de edad, se me ocurrió meter a mi sobrina y a mi nuera, se gastaron el dinero y después ya ni me hablaban, hasta se llevaron a mis nietos lejos por una deuda de 5 mil pesos, que terminé pagando con la ayuda de mi esposo».

¿Por qué es una trampa? Porque se trata de un negocio jugoso para la financiera, que cobra intereses por semana y no por mes, como los bancos, y su Costo Anual Total supera el 115 por ciento, lo que ya se puede catalogar como usura.

Además, cada mujer del grupo recibe 5 mil pesos, por lo que no cuenta con capital suficiente para emprender un negocio, normalmente lo utilizan para salir de sus gastos, más que para generar desarrollo, cuando mucho pueden alcanzar un autoempleo.

Las participantes del Foro Económico Mujeres de las Américas coincidieron en que la principal tarea es que todas las niñas y mujeres jóvenes tomen amor y gusto por las matemáticas, pues desde esa formación entenderán la economía y la parte importante que representan. Disertaron sobre incorporar a las mujeres al mercado laboral, y concluyeron que no se trata de sólo darles una oportunidad, deben capacitar a las mujeres, acompañarlas y que ellas mismas desarrollen oportunidades para otras mujeres; dejar de creer que sólo pueden aspirar al crecimiento económico desde la artesanía, pues hay talento femenino en todas las áreas.

Este compromiso no puede ser únicamente del gobierno o de las asociaciones civiles, pues también juegan el papel decisivo la banca y las empresas de capital privado, que hasta ahora, están lejos de ser la solución que urge para todas las economías de países latinoamericanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here