Pluma negra

La Tierra exige acciones

 

Ignacio Alvarez

En este Día del Medio Ambiente, entregamos malas cuentas a la madre Tierra, pareciera que la humanidad está empecinada en la autodestrucción a prisa y constante, desde 1972 la ONU estableció la fecha en la Conferencia de Estocolmo y desde 1974 se celebra como parte de las efemérides, pero con muy pocas acciones y mucho menos seguimiento, mientras que efectos como el invernadero y el cambio climático nos alcanzan con pasos agigantados.

México ha firmado todos los acuerdos y tratados internacionales para protección al medio ambiente y revertir los efectos del cambio climático, Estocolmo, Paris, Río, Kioto y la gran mayoría que en papel expresan sus buenas intenciones, pero en la realidad poco se hace. A nivel local en Veracruz también existen instituciones estatales y delegaciones federales de protección a los recursos naturales, pero tampoco se aplica la ley a los depredadores de manera sistemática.

Apenas en mayo pasado, el Congreso de la Unión aprobó la propuesta del legislador Eduardo Muratt Hinojosa del Partido Verde para reformar el artículo Tercero Constitucional y que el Gobierno de México incluya la Educación Ambiental como parte de las asignaturas escolares para que las nuevas generaciones tengan una visión distinta de la importancia de los recursos naturales.

Ir al sistema educativo desde la base, es inyectar en la columna vertebral de las nuevas generaciones el valor intangible del cuidado al medio ambiente.

Los legisladores aprobaron la iniciativa del Partido Verde en la que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3o., 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia educativa y ahora será una obligatoriedad la educación ambiental, un esfuerzo más por buscar solución de fondo a una problemática que no hemos podido resolver como sociedad  ni como gobierno.

La madre Tierra exige acciones y disciplina en la recuperación de sus bosques, sus ríos, lagos, montañas, flora y fauna, acciones que son mínimas mientras que los actos depredadores se multiplican para romper los equilibrios de ecosistemas importantes, como si hubiese una competencia por acabar con las fábricas de agua, con las especies de flores y animales que también hacen su labor para mentener el equilibrio ecologíco.

Como sociedad participamos en una deliberada y colectiva ceguera para no admitir los gritos de la naturaleza y permanecemos impávidos ante los incendios forestales, el tráfico de aves, la tala clandestina, los niveles de contaminación de la Ciudad de México, la contaminación de los ríos, la desaparición de especies como consecuencia de la ruptura de su hábitat.

En este día es importante la reflexión sobre nuestro actuar individual y colectivo en relación al medio ambiente, iniciar con acciones correctivas y preventivas, predicar con el ejemplo y más allá de la obligatoriedad de la ley que prevé castigos a los contaminadores, es  necesario hacerlo por convicción, es decir, generemos una fiebre por plantar arboles, por mejorar nuestra casa común que es la Tierra.

En este año, el Parlamento Británico se convirtió en el primer parlamento en declarar una «Emergencia climática y del medio ambiente «a nivel mundial, un estudio de Naciones Unidas, el cual alerta que más de 1 millón de especies, tanto plantas como todo el reino animal, está en peligro de extinción, es momento de actuar.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here