En la mira

No robé, sólo cobré: Sergio Vázquez

 

Silverio Quevedo Elox

El golpe fue certero. La investigación periodística deja ver que el Sistema Estatal Anticorrupción está en manos de Lutero, como en su momento, la Iglesia lo estuvo.
Y es que salió a relucir el tremendo negociazo que el actual titular de ese ente, que agrupa a los organismos fiscalizadores de los recursos públicos, Sergio Vázquez Jiménez,  y los contratos con los que fue favorecido en la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento (CMAS) durante el gobierno del priista, Américo Zúñiga Martínez.

Tras difundirse la información en el periódico La Jornada, donde se hizo la revelación de lo que este sujeto cometió  con contratos sobre pagados por la nada despreciable cantidad de 18 millones de pesos, algunos analistas dieron cuenta en que es incongruente que este personaje esté al frente de un organismo anticorrupción, de la magnitud del SEA.

El columnista Esaú Valencia expresa:  “La cloaca se destapó cuando hace unos 10 meses el ayuntamiento de Xalapa interpuso una  denuncia contra diversos despachos contables. Eso hubiera sido lo de menos, pero entre ellos va uno del actual presidente del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA), Sergio Vázquez Jiménez.

La serie de denuncias presentadas por la actual administración municipal, incluye a todos los anteriores titulares de la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento de Xalapa en la administración del exalcalde Américo Zúñiga Martínez”.

La acusación estriba en que la actual administración da cuenta de que se hicieron pagos injustificables a través del organismo administrador del servicio de agua en la capital del estado. De acuerdo a lo que el analista señala se estaría dando una especie de fraude al haber simulado licitaciones para favorecer a un despacho contable propiedad de Vázquez Jiménez.

Valencia agrega en su editorial:

“El funcionario que supuestamente combate la corrupción la fomenta y eso consta en la acusación que hizo el ayuntamiento que se basa en pagos hechos por la CMAS a favor de despachos propiedad de Vázquez y sus familiares, donde simularon licitaciones, pero eran los únicos concursantes.

Esos despachos recibieron 16 contratos por una cantidad aproximada de 18 millones de pesos. De acuerdo a las auditorías practicadas, incumplieron con los servicios que les fueron solventados.

En la lista de denunciados la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento pagó al despacho del  presidente del Sistema Estatal Anticorrupción y de sus familiares, Sergio Vázquez Jiménez alrededor de 18 millones de pesos por servicios que nunca realizaron.”
Y es que a esta lista de ex funcionarios denunciados se agregan a ex directores de CMAS como Arturo Zorrilla Castañeda, Carlos Hernández Martínez y Víctor Hugo García Pacheco. También otros ex funcionarios como Francisco Javier Escalera Carbonell, Cristo Rafael Pantoja López, Erik Galindo Mejía, Roberto Carbajal Hernández, Eduardo Ferreira Ramírez, Anahí López Barradas y Paul Romano Badillo.

Vaya escandalito del titular del Sistema Anticorrupción, quien cuida y vela por el buen manejo de los recursos, y en cuya gestión ya ha sido señalado también de anarquía y despidos injustificados, además de contrataciones a discreción de empleados con altos sueldos.

El titular del SEA se defendió, a medias:

En una respuesta a la publicación hecha en varios medios se dirige a un portal informativo para exigir derecho de réplica, y expresa que en conjunto solo obtuvo dos contratos, y que entre ambos no suma más allá de un millón 800 mil pesos con algunos centavos, es decir el 10 por ciento de lo que se le acusa. Sólo faltó que repitiera aquella célebre frase de un alcalde del Pacífico: “si robé pero robé poquito”.

 

MUY EN CORTO

HORAS EXTRAS. Desde alguno de sus departamentos de lujo en Miami o en Nueva York, o quizá desde Europa, el ex gobernador Miguel Angel Yunes Linares tuvo que suspender su placentera estancia en el extranjero para responder a las “falsas y torpes” acusaciones que le hicieron este martes ante la Fiscalía General de la República, FGR, sobre miles de millones de pesos que no quedaron claros en el manejo durante su administración, según el Orfis.
Tuvo que sumarse ahora el principal implicado, de acuerdo a las denuncias del organismo fiscalizador, el ex secretario de Finanzas, Guillermo Moreno Chazarini, quien a marcha forzada respondió ayer sobre el tema de los registros contables “manipulados”. Y amenazó que hoy aclarará sobre el otro peliagudo asunto de las videocámaras, el más grave de los temas.

La reacción llevó a que mediáticamente se anunciara que los ex colaboradores de Yunes Linares durante el gobierno de dos años recién terminó en diciembre del año pasado, procederán penalmente contra el titular del Orfis, pero además se lanzaron con la caballería el alcalde porteño, Fernando Yunes Márquez, quien no debería involucrarse en algo ajeno a sus funciones, y la senadora panista, Indira Rosales, ex secretaria de Desarrollo Social.
La pregunta es: Por qué tanta preocupación si no hay delito que perseguir?

Compartir
Artículo anteriorAl pie de la letra
Artículo siguienteHora cero

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here