Pluma negra

Opacidad en Ayuntamiento de Veracruz

 

Ignacio Alvarez

El presidente municipal de Veracruz, Fernando Yunes Márquez se ha dedicado a mentir respecto a los recursos estatales y federales que recibe para su gobierno, es evidente que la actitud quejumbrosa corresponde al chantaje político y no al beneficio colectivo de los porteños. Lo cierto es que Veracruz es el municipio que más recursos recibe en todo el estado de Veracruz -mil 898 millones 162 mil 229 pesos en este año-, si no es un buen administrador o busca los reflectores para sacar raja política, es otro cantar.

Según el edil denuncia falta apoyo federal y estatal para realizar un programa de Obras Públicas que, “aun así va avanzando”, pero lo que en realidad se nota, es una gran falta de recurso para el diálogo, honestidad y transparencia, pues al ser cuestionado tanto por el Diputado Federal, Ricardo Exsome, como recientemente por la subdelegada federal Rosa María Hernández Espejo, sólo se ha dedicado a insultar antes que demostrar con papeles sus controversiales quejas.

De acuerdo a la información oficial de la Federación el ayuntamiento de Veracruz es uno de los que más recursos extraordinarios ha recibido, empezando por los 146 millones 994 mil 801 pesos correspondientes al Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal (FISM), tan sólo durante este 2019 y terminando con 255 millones 597 mil 293 pesos adicionales producto de la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a la Controversia Constitucional interpuesta por su antecesor, Ramón Poo Gil.

En el desglose de los millonarios recursos recién depositados a las arcas municipales de Veracruz, documento donde se puede ver que la gran mayoría de dichos recursos pueden ser utilizados para un sin fin de proyectos de obra pública a los que sólo les hace falta una pizca de cabildeo y de consulta social a fin de ser invertidos en lo que de verdad le hace falta a la ciudad, cosa que el alcalde no sabe hacer o no quiere hacer porque su plan es completamente electorero y no de servicio a Veracruz.

Y es que del total de recursos depositado al Ayuntamiento de Veracruz del Fondo para Entidades Federativas y Municipios Productores de Hidrocarburos, correspondiente al 2015 fueron siete millones tres mil 802 pesos, y del 2016; cinco millones 402 mil 323 pesos corresponden al Fondo para Entidades Federativas y Municipios Productores de Hidrocarburos, correspondiente al 2015; siete millones 881 mil 693 pesos, al Fondo para Entidades Federativas y Municipios Productores de Hidrocarburos en Regiones Marítimas; 140 millones 591 mil 412 pesos, al Fondo Metropolitano por los años 2014 y 2015; seis millones 408 mil 308 pesos al Fondo para el Fortalecimiento Financiero para la Inversión Relativa a la Cartera de Proyectos, del año 2016; 41 millones 386 mil 342 pesos, al Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social y Municipal de 2013; 383 mil 798 pesos, a la Recaudación de Derechos por el Uso o Goce de la Zona Federal Marítimo-terrestre, de los años 2013 y 2015; 11 millones 170 mil 98 pesos, al Impuesto sobre la Renta Participable, de 2016; y seis millones 539 mil 615 pesos, a Recursos federales provenientes de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), del año 2013.

Es decir muchos millones de pesos que le cayeron a la actual administración a pesar de que corresponden a ejercicios fiscales de años anteriores, por lo que es inadmisible que el edil se queje de la falta de recursos, lo que en realidad existe es falta de voluntad por ejercer de manera adecuada y transparente esa millonada.

Es decir, los recursos económico para el desarrollo de obra pública no faltan ni faltarán en la administración municipal, lo que sí está haciendo falta es un poco más de capacidad y nivel político para pasar de las descalificaciones al trabajo en equipo pero sobretodo dejar de lado los asuntos políticos para empezar a atender las necesidades de la población.

Y es que Veracruz está plagado de necesidades que no se atienden desde la autoridad municipales desde baches y alcantarillas destapadas que son un riesgo para peatones y automovilistas, hasta las grandes obras de servicios públicos básicos en decenas de colonias, mientras que se destinan más de siete millones para remodelas el zócalo de la ciudad, que por cierto no mejoró mucho.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here