Hace más de dos años, Javier Duarte fue detenido en Guatemala e internado posteriormente en el Reclusorio Norte. Sin embargo, el ex gobernador de Veracruz no ha dejado de ser noticia: el miércoles un juez le negó un amparo por desaparición forzada; el mismo día giraron una orden de aprehensión contra el tesorero de su administración; y este jueves fue el ex gobernador quien denunció al fiscal Jorge Winckler por un presunto caso de falsificación de documentos.

En septiembre de 2018, Duarte fue sentenciado a nueve años de cárcel, de los cuales ya pasaron dos; y todo indica que se mantendrá su presencia en los medios… al menos hasta que otro villano corra con la misma suerte.

Compartir