Desde el café

El escandaloso e impune robo al COBAEV

Bernardo Gutiérrez Parra

Hace unas semanas, en el mes de mayo para ser más exactos, el titular de la Secretaría de Educación de Veracruz, Zenyazen Escobar García, dio a conocer algo que era un secreto a voces: que en el Colegio de Bachilleres de Veracruz hay aviadores. Lo novedoso fue que el funcionario le puso número a la casa; hay más de doscientos, dijo.

Aunque no dio el nombre de la madrina de tanto zángano, sí dio a entender que la responsable de esa base aérea es la diputada del PRI Erika Ayala, lideresa del sindicato del COBAEV. Ésta al saberlo se dijo sorprendida y pidió que se investigara. Y se investigó.

Entre los aviadores salió a relucir su hijo, un chavo menor de edad que tiene una plaza como maestro A de tiempo completo en el COBAEV de Xalapa y con un sueldo de 27 mil 519 pesos mensuales.

El problema es que el mozalbete no ha terminado sus estudios y por lo tanto carece del perfil para ser incluso maestro de kínder y para colmo no vive en Xalapa.

Zenyazen denunció mediáticamente y no pasó a mayores el asunto.

Pero este miércoles volvió a las andadas al anunciar que los aviadores suman más de 300 y los describió como sujetos y sujetas que trabajaban apenas seis horas y tenían salarios de hasta 70 mil pesos. “No se puede estar pagando una compensación de algo que no se está trabajando, ganan más que el gobernador. Son personas que estaban recibiendo un salario de 40 mil pesos y una compensación de 30 o 40 mil pesos. En un primer momento dijimos que eran 214, pero aparecieron ochenta y tantos (aviadores) más”.

Trecientos pelaos de a 70 mil pesos mensuales son 21 millones de pesos. Pero al año suman 252 millones que le han estado robando al erario veracruzano. ¿Cuántos años llevarán haciendo esto?

¿Qué está esperando Zenyazen para interponer una demanda penal contra esos ladrones? ¿Qué está esperando la SEV para pedir al Congreso local el desafuero de Erika Ayala a fin de que responda a los señalamientos?

Aunque el titular de la SEV ha sido muy cuidadoso en no pronunciar el nombre de la legisladora tricolor, ha tenido que reconocer que “varios” de los aviadores pertenecen al sindicato que regentea desde hace años la señora Ayala. Y esos varios, creo yo, podrían ser la gran mayoría de los 300 mantenidos.

Un presunto robo de ese calibre no tiene por qué denunciarse sólo en los medios, Zenyazen y el departamento jurídico de la SEV tienen la obligación de ir hasta el fondo; tope donde tope.

Pero el funcionario sigue deshojando la margarita. “Cuando ya tengamos todo lo vamos a presentar ante la Fiscalía General de la República”.

El problema es que en ese inter puede que los aviadores emprendan el vuelo.

Si en verdad la 4T quiere acabar con la corrupción y el latrocinio en Veracruz, el desfalco en el COBAEV es una magnífica oportunidad para comenzar. Todo es cuestión de que Zenyazen Escobar se anime y deje de estar litigando en los medios.

Y por lo que se le puede venir encima bien hará Erika Ayala en tener a mano la asesoría de un buen bufete de abogados.

bernardogup@hotmail.com

Compartir