Descargas de aguas residuales afectan a 37 comunidades de Mecayapan

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.-En la región de Mecayapan, 37 comunidades no pueden hacer uso del agua que baja del río Huazuntlán porque los niveles de contaminación aumentaron en los últimos meses, aunque el problema data de hace 22 años.

A este afluente son descargadas las aguas residuales de las diversas localidades urbanas y que ahora terminaron convirtiéndose en uno de los principales factores de daños ecológicos.

De acuerdo con un grupo de comisariados ejidales, las cabeceras municipales como Mecayapan y San Pedro Soteapan son los responsables de esta contaminación al río más importante de esta región ubicada en el sur de la entidad veracruzana.

Y que estos municipios no cuentan con la planta de tratamiento de aguas residuales lo que ha generado que el afluente esté completamente sucio y en su cauce arrastre la suciedad a cielo abierto.

En el cuerpo de agua desembocan líneas de drenaje que vierten los desechos residuales sin control desde hace varios años debido a la falta de una planta de tratamiento para evitar afectaciones al arroyo.

“El río más contaminado es Huazuntlán, según las determinaciones de las investigaciones que se han realizado con apoyo de universitarios quienes han tomado muestras para llevarlos a los laboratorios”, indicó Jaime Gómez, uno de los ejidatarios.

Pero los daños se han extendido desde Huazuntlán, hacia los ríos Cuapechapan y Sochiapan, los cuales también presentan una situación similar dado que las tuberías de drenaje de Mecayapan y San Pedro Soteapan desembocan en los arroyos.

Desde el año de 1997 comenzaron las gestiones para solicitar a la Comisión de Aguas del Estado de Veracruz (CAEV) construyera una planta tratadora de agua, pero estas peticiones han avanzado de manera lenta.

Los vecinos que se integraron como Comité en Defensa del Río Huazuntlán denunciaron que son ocho descargas de aguas contaminadas las que caen al río.

A pesar de que la situación lleva décadas, ninguna autoridad municipal ha realizado propuestas para el saneamiento. Los peces, las mojarras, los camarones, los tegogolos están contaminados y su consumo provoca enfermedades.

“Y está acabando con los ingresos económicos para las familias. Los turistas que llegaban, ya no lo hacen porque se han enterado de los daños ecológicos”.

La gravedad del caso los ha llevado a realizar reuniones entre ejidatarios para manifestar sus inconformidades por las descargas de aguas negras a este afluente, que cruza parte de los municipios del sur de la entidad.

Compartir