Desde el café

Yunes Linares el mayor damnificado del PAN

Bernardo Gutiérrez Parra

El martes por la mañana el líder estatal del PAN, José de Jesús Mancha y el coordinador de la bancada de ese partido en el Congreso local, Sergio Hernández, se hablaron por teléfono para darse una mala noticia. Alguien les comunicó que al día siguiente el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, invalidaría la elección interna por la presidencia estatal de ese partido y ordenaría repetirla, con lo que Mancha dejaría su sillón de presidente y tendría que volver a competir.

La bronca es que el contrincante lo será nuevamente Joaquín “El Chapito” Guzmán Avilés; ex legislador, ex titular de la Semarnat, ex alcalde de Tantoyuca de donde es dueño y donde existe el padrón electoral más grande que tiene el PAN.

De ser amigos (cómplices dicen algunos), Joaquín y Yunes Linares terminaron distanciados porque éste prefirió a Pepe Mancha para su proyecto de hacer de Veracruz una monarquía hereditaria. Y este error lo puede lamentar el choleño mientras viva.

Queriendo jorobar a Guzmán Avilés, Pepe Mancha y Sergio Hernández también cometieron un error garrafal.

El miércoles muy temprano, Sergio dio a conocer que “por acuerdo” de la bancada de su partido quedaban excluidos del PAN los legisladores Nora Jessica Lagunes Jáuregui y Enrique Cambranis Torres. ¿Están expulsados?, le preguntaron. No, sólo están excluidos de los acuerdos que tomemos, pero los vamos a expulsar, respondió el legislador.

¿Cuál fue el motivo de la exclusión? Que ambos votaron a favor de una propuesta de Morena para desaparecer los poderes en Mixtla de Altamirano. Lo mismo hizo el también panista Rodrigo García Escalante, pero para él sólo hubo una “amonestación” de la que ni se enteró.

Lo cierto es que querían evitar que Nora y Enrique, ambos seguidores de Guzmán Avilés, estuvieran en condiciones de participar en la planilla de éste. Pero el tiro les salió por la culata.

La exclusión agarró mal parados a los diputados blanquiazules pues ninguno estaba enterado del “acuerdo” que supuestamente acababan de tomar.

Y se armó el margallate porque legisladores como Omar Miranda y Rodrigo García (el amonestado), dijeron que ni siquiera fueron notificados. Nora Lagunes indicó que la decisión de Sergio Hernández fue “unilateral y sin consenso”. Y un desencajado José de Jesús Mancha le echó la culpa de todo a Morena.

¿Qué sigue?

Por lo pronto Pepe Mancha ya no es presidente del partido. El PAN nacional nombrará a un interino que convocará a elecciones a la brevedad.

Sin Pepe como líder Sergio Hernández pasó de coordinador de la bancada del PAN, a poco menos que un cero a la izquierda en 48 horas. Su posición es tan débil que este jueves por la noche se hablaba de que los 11 diputados blanquiazules elegirán a un nuevo coordinador y que éste, lo primero que hará, será retirar la petición de expulsión contra Nora y Enrique.

Y los papeles seguramente se invertirán.
Si Joaquín Guzmán llega a la dirigencia estatal, Pepe Mancha y Sergio Hernández tendrán que buscarse otro partido. Pero el mayor damnificado será Miguel Ángel Yunes Linares que perderá el cacicazgo que ejercía (mediante Mancha y Sergio) en el PAN. Y al perderlo, su anhelo de que su hijo Miguel Ángel sea otra vez candidato a la gubernatura se va a ir mucho al diablo.

bernardogup@hotmail.com

Este es el ejemplo de un texto alternativo
Compartir
Artículo anteriorRúbrica
Artículo siguienteHora cero

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here