Hora cero

Ambulancias de Veracruz, nuevo escándalo

Luis Alberto Romero

Las presuntas irregularidades de la administración de Miguel Ángel Yunes no sólo se ubican en las Secretarías de Seguridad Pública, Educación, Obras Públicas y Desarrollo Social, sino que se extienden a otras áreas del gobierno.

El pasado viernes, por ejemplo, la Secretaría de Salud se refirió a la solicitud turnada a los Ayuntamientos que recibieron 68 ambulancias durante el pasado gobierno estatal, para que regresen esas unidades.

El problema radica en que las ambulancias debieron ser entregadas a hospitales y centros de salud acreditados e inscritos en el Sistema de Protección Social en Salud. En vez de hacerlo, el gobierno se dedicó a repartirlas a gobiernos municipales, principalmente de los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática.

Haciendo a un lado la norma, el gobierno de Yunes entregó las unidades en comodato a diferentes ayuntamientos.

La entrega se desarrolló el pasado 8 de octubre, unas semanas antes de que Yunes Linares dejara el gobierno estatal en manos de Cuitláhuac García, de Morena.

En esa ocasión, ante la presencia del entonces secretario de Salud, José Narro Robles, se anunció en la Macroplaza del Puerto de Veracruz que 100 unidades fueron adquiridas con recursos federales y estatales, para beneficiar a 33 municipios.

Dijo Yunes Linares, en el evento, que ahí se entregaban 87 de 100 ambulancias adquiridas, y que 13 más fueron enviadas a municipios que requerían esas unidades con urgencia.

Las ambulancias, apuntó, serían entregadas al Sistema de Respuesta en Auxilio, Sirena. En total, el gobierno veracruzano invirtió 100 millones de pesos.

Las unidades fueron canalizadas a los ayuntamientos de Boca del Río (PAN), Banderilla (PRD), Tuxpan (PAN), San Andrés Tuxtla (Independiente pero muy ligado al grupo del ex gobernador Yunes Linares), Cosamaloapan (PAN), Martínez de la Torre (PAN), Cosoleacaque (PAN),  Medellín de Bravo (PAN), Acayucan (PRD), Coatzintla (PAN), Álamo (PAN) y Fortín (PAN), entre otros. Orizaba fue de los pocos municipios priistas incluidos en esa lista, donde aparecen principalmente panistas y perredistas.

Por supuesto, los alcaldes beneficiados con los comodatos celebraron la entrega y dieron copiosa difusión al evento.

En cambio, algunos ayuntamientos que son encabezados por alcaldes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), y que mantuvieron una relación distante o mala con el pasado gobierno estatal, fueron excluidos; Coatzacoalcos es un ejemplo; el gobierno de Víctor Carranza no recibió ese apoyo; el Ayuntamiento de Xalapa tampoco. Poza Rica, municipio que también es gobernado por Morena, fue de los pocos de ese partido que sí recibieron una ambulancia.

¿A qué se debe la decisión del gobierno yunista de ceder las ambulancias a los ayuntamientos, en vez de fortalecer los Servicios de Salud del Estado; es decir, su propia secretaría?.

La respuesta tendría su explicación en el hecho de que cuando se realizó la entrega de ambulancias en la Macroplaza ya se sabía que el sucesor en el gobierno estatal sería Cuitláhuac García Jiménez, a cuya administración no pensaban facilitarle el camino. En pocas palabras, se trató de una decisión visceral con dos fines: impedir que el sucesor operara con suficiente equipo para atender emergencias; y apoyar a los ayuntamientos encabezados por alcaldes aliados.

¿Habría Yunes actuado igual y cedido las ambulancias en comodato a los ayuntamientos si su hijo, el candidato de PAN-PRD-MC al Gobierno del Estado, hubiera ganado las elecciones de 2018?. @luisromero85

Compartir