Urge que los niños y jóvenes se acerquen al arte: Carolina Herrera

Redacción

Coatepec, Ver.- Este fin de semana se realizaron las clausuras de los cursos de verano que impartieron las comisiones deportiva y cultural del Movimiento Antorchista en Xalapa en diversas colonias populares del centro del estado. Una de ellas fue la colonia 2 de marzo en Coatepec, en donde jóvenes y niños de distintas edades recibieron clases de danza folklórica, música, fútbol y teatro. Fueron más de 150 participantes de estas actividades.

Una de las instructoras compartió su experiencia; Carolina Herrera Ortega, estudiante de la Facultad de Teatro de la Universidad Veracruzana, que junto a su colega, César Croda, impartió las clases de teatro,  dijo: «Termino el curso sabiendo que es menester seguir trabajando, que urge que los niños y los jóvenes se acerquen al arte, al deporte, a la cultura, ahora que sus cuerpos y su mente crean libremente; si siguen este camino, crecerán como hombres y mujeres más atentos, sensibles y humanos. Un curso no es suficiente, necesitamos más, algo permanente, que se ocupen en el quehacer artístico, deportivo; y me necesitamos, sobre todo, manos dispuestas a trabajar».

Habló también de la importancia de que el arte sea accesible a las clases populares del país, pues dijo que quienes se están formando como futuros artistas no deben tener miedo a acercarlo a las colonias y pueblos populares, al contrario, que es urgente que la gente pobre pueda acceder a la cultura y en particular al teatro, un ideal, todavía muy lejano en nuestro país.

«De nada nos sirve tener tantos foros si van a estar vacíos, de qué nos sirven los actores y directores con sus grandes puestas en escena si nadie los mira o en el mejor de los casos son los de siempre: el gremio y los amigos intelectuales que pagan su boleto. El teatro que solo sirve para complacer a los privilegiados no lo necesitamos. En cambio el que llega a los más desprotegidos y que no solo los entretiene sino que los educa, ese sí. Ese sí», afirmó la artista en formación.

De igual forma confesó haber descubierto su vocación como maestra gracias a este curso, pues dijo que le emociona trabajar con niños y jóvenes, pero que también le motiva pensar que puede enseñar teatro a gente adulta, a colonos y campesinos.

Sobre su experiencia trabajando con niños manifestó: «con los pequeños, la pena no existe (o si la hay, es menor). Ellos no tienen problema con que hacer, son los primeros en pasar; su imaginación fluye cual río, son capaces de volar, de nadar, de estar en el espacio, de ser árboles y fantasmas. A todo le ponen un sí. El reto fue lograr acaparar su atención porque eran muchos, teníamos que estar al doble de energía que ellos (cosa de por sí difícil). Ah, pero qué divertido y tierno fue verlos actuar, cantar, pintar y bailar», comenta con el semblante iluminado.

Finalmente, dijo que le quedaron las ganas de seguir preparándose, para transmitir sus conocimientos al pueblo, además mencionó que espera que más jóvenes de su escuela se puedan integrar al proyecto cultural del Movimiento Antorchista.

«Quiero que, así como mi colega (César Croda), más compañeros se acercan a Antorcha por medio del teatro no solo para educar sino para que nos eduquemos junto con el pueblo», puntualizó emocionada.

Durante la clausura de los cursos, los niños y jóvenes que participaron en el taller de teatro realizaron diversas improvisaciones de situaciones de la vida cotidiana, posteriormente tanto los cursantes como los instructores recibieron sus reconocimientos.

Compartir