En la mira

Los 400 Pueblos, sin formas y sin tolerancia

Silverio Quevedo Elox
Los llamados 400 pueblos ha sido un grupo político acomodaticio por tiempo. Y más que eso, ha mutado en cada época política, de acuerdo a los intereses que el gobierno en turno le inspire o le ofrezca cumplir, principalmente cuando se trata del sistema estatal, en el caso de Veracruz.
Surgidos en el norte de la entidad, bajo la bandera de campesinos, obreros del campo, colonos –porque ahora ya se han instalado en las ciudades exigiendo obras de urbanización para los territorios que invaden- y liderados por César del Angel, poco a poco fueron cobrando fuerza.
Ha costado la cárcel a este representante que ahora es secundado por su hijo, y quien fuera diputado local en una Legislatura pasada, se han apostado incluso hasta en el corazón de la ciudad de México, el paseo de la Reforma, para denostar principalmente al gobierno de Miguel Angel Yunes Linares en el bienio anterior, y desde que realizaba campaña para la gubernatura.
Pero esa bandera la han vendido a más no poder. Con políticos como Fidel Herrera, Javier Duarte, enemigos de este personaje. Los 400 pueblos emanados durante el salinato, han sido el modus vivendi para quienes encabezan la cúpula.
Hoy, y por mucho, han llegado a rayar en lo denigrante para las decenas de hombres a los que ordenan desnudarse y bailar con canciones –siempre de tipo versátil- de cumbia y chunchaca, trasladando sus reclamos al vaivén que le prodijan los sonidos de sintetizadores y la trompeta. Muchos de ellos ancianos y otros muy jóvenes no cejan de mover todo el cuerpo, con la consabida foto de Yunes Linares al frente de sus calzones.
Hace semanas que llegaron a Xalapa, primero se apostaron frente a la Fiscalía de Jorge Winckler, a quien acusan de ser un maniquí del Yunismo, el clan que es su acérrimo enemigo. Después, lo hicieron junto al palacio de Gobierno, en las escalinatas del parqueJuárez, y hoy están en éste mismo acampando.
Esto ha molestado y despertado la inconformidad del alcalde de la capital, Hipólito Rodríguez, quien señala que lejos de que esta organización encuentre entre la gente la solidaridad a sus demandas y su movimiento, están generando el repudio de la ciudadanía.
Al edil, que en su derecho está de externar su postura, alguien debe decirle que en política, tendrá que esperar eso y más, pues parece que los 400 pueblos lo que hacen es cumplir un objetivo, además que hay una mano que mece la cuna sin duda, y en donde sienta la realidad de los posibles acuerdos o alianza con la denominada organización.
Si bien esta agrupación no tiene razón en sus formas como bien dice el munícipe, lo cierto es que mientras César del Angel y compañía encuentren eco en sus “actos” a veces ridículos de parte de las autoridades en turno seguirán, lamentablemente, haciendo de este tipo de situaciones, su modo de chantaje para obtener recursos y beneficio.

MUY EN CORTO


INVASIONES. CIUDAD SIN LEY. Es grave la denuncia que realizan los empresarios del sector inmobiliario, sobre la invasión sin control de propiedades en la mancha urbana y que nadie se preocupa por frenar.
Se trata, según la información del Vicepresidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios, mejor conocida como AMPI, Pedro Fernández, de un libertinaje total en este renglón.
Y aunque el ayuntamiento de Veracruz ha presentado denuncias en colonias y algunos fraccionamientos, esto parece que no inhibe dicha práctica, que muchas veces es a manos de vivales que dirigen a los grupos para apoderarse ilegalmente de viviendas. Al menos se cree que son cerca de 500 las que tienen documentadas en Albatros, 15 de febrero y Valente Díaz.
Sin duda que tanto las autoridades municipales y estatales como las de Seguridad deben tener más control en la materia, pues fraccionamientos y colonias están a merced de de invasores.
Compartir