Habitantes de Actopan se organizan para impedir instalación de granja avícola

Francisco De Luna

Actopan, Ver.-“No a la granja” se lee en las fachadas de las casas de la localidad “La Bocanita”, municipio de Actopan. Y es que en esa zona, una empresa pretende construir una granja para la crianza de 32 mil pollos mensualmente.

Los habitantes de esta localidad explicaron que por este proyecto están en riesgo las producciones de mango, malanga, guanábana y zapote, sembradíos que podrían contaminarse.

Se trata de la compañía Pilgrim´s y consideran que por la gran cantidad de aves se devastaría las zonas de producción y el excremento de los pollos caerían a los cuerpos de agua a través de las filtraciones.

En las paredes de las casas se pueden apreciar letreros que anuncian no estar de acuerdo con la granja:

Yo amo a mi tierra y a mi familia. Amo a la Bocanita y por eso digo: No a la contaminación; no a la destrucción; no a las enfermedades; no a las injusticias. NO A LA GRANJA.

Los habitantes señalaron que hasta el momento la empresa no ha presentado los permisos para que inicien los trabajos, pues a decir de ellos granja pudiera contaminar la producción agrícola de la zona, toda vez que utilizarían el mismo canal de riego para la granja.

En la calle principal cuelga una lona muy amplia que abarca de una a otra banqueta y en ella también está escrito el mensaje que rechaza la instalación de la granja avícola. Y aseguran que la lucha va a continuar por parte de los lugareños.

En esta comunidad se cosechan 400 rejas de mango de 30 kilogramos por cada hectárea, según los cálculos de los productores quienes exigen el respaldo de las autoridades estatales para que no se concrete el proyecto, pues señalan que el alcalde José Paulino Domínguez Sánchez está de acuerdo con la empresa para que esta se asiente en La Bocanita.

A la comunidad llegan a comprar desde las centrales de abasto de Puebla, México, así como de Xalapa, pero también distribuyen a Monterrey, tanto el mango como la malanga, de las cosechas principales.

Este lugar se ubica a casi 40 minutos de la ciudad de Xalapa, donde los habitantes han iniciado las movilizaciones contra la granja “porque amamos a La Bocanita”, se lee en los mensajes pegados en el frente de sus viviendas y negocios, pues la empresa no les ha mostrado ningún permiso oficial de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema).

Compartir