Fallece el cardenal Sergio Obeso Rivera

Redacción

Por la noche de este domingo, 20:40 horas, dejó de existir el cardenal Sergio Obeso Rivera.

La Iglesia Católica pierde a uno de sus representantes más destacados.

En mayo de 2018, el Papa Francisco anunció que en el consistorio del 29 de junio serían nombrados 14 nuevos cardenales; entre ellos, monseñor Sergio Obeso Rivera, entonces Arzobispo emérito de Xalapa.

Sergio Obeso Rivera contaba con 87 años; hace más de una década, cuando cumplió 75 años, fue relevado en la Arquidiócesis por monseñor Hipólito Reyes Larios; antes de eso, la trayectoria de Obeso Rivera dentro de la Iglesia alcanzó niveles sumamente relevantes: su ordenación episcopal se registró hace 48 años; fue obispo de la Diócesis de Papantla, Arzobispo de la Diócesis de Uppenna, Túnez. En 1979 llegó al Arzobispado de Xalapa; y en 1982 a la Presidencia de la Conferencia Episcopal Mexicana.

Fue uno de los impulsores de la canonización del santo mexicano Rafael Guízar y Valencia.

El cardenal Sergio Obeso estaba avecindado en la calle Colón de Coatepec.

Hijo de una de las familias más pudientes de la capital de Veracruz, Obeso Rivera se distinguió por su sencillez, por su modestia, sin hacer alarde de riqueza ni de influencias, haciéndose pobre con el pobre y poniendo en su justa dimensión al rico y poderoso.

Su predicación más poderosa, solía decir, era saludar a todos por igual, escucharlos y atenderlos.

Así era el hombre a quien la Iglesia Católica le otorgó en 2018 el cargo de Cardenal, el de mayor jerarquía.

Obeso Rivera fue tres veces presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano y había sido pieza clave, fundamental  para la restitución de las relaciones Iglesia-Estado, en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari.

La coherencia pastoral y social del entonces arzobispo de Xalapa, Sergio Obeso Rivera, se inscribe en la misma línea que condujo a Samuel Ruiz y Felipe Arizmendi a apoyar el movimiento de indígenas chiapanecos que se alzaron en armas en 1994.

A su lado desfilaban también prelados como Arturo Lona, Raúl Vera y Carlos Quintero Arce.

En Xalapa se recuerda a Sergio Obeso Rivera enviando un camión con víveres para los indígenas chiapanecos, porque el movimiento zapatista movió a la solidaridad de todo el mundo.

Descanse en paz monseñor Sergio Obeso Rivera.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here