La vuelta a Veracruz en un teclazo

Por el rescate del Penal de Allende

Por Yamiri Rodríguez Madrid

Interesante el movimiento que, desde redes sociales, se gesta para rescatar el Penal de Ignacio Allende, en el Puerto de Veracruz, y deje de ser un nido de malvivientes.

A través de una petición en la plataforma change.org (https://www.change.org/p/gobierno-del-estado-de-veracruz-rescate-penal-de-allende-puerto-de-veracruz-6eda1689-eb8e-4488-b469-518582c61e9b?recruiter=985956946&utm_source=share_petition&utm_medium=twitter&utm_campaign=share_petition&recruited_by_id=a520bf10-ab79-11e9-ba20-19f614ec4e64&use_react=false) un grupo de ciudadanos denuncian que luego de la filmación de la película del director Mel Gibson, How I spend muy summer vacations –o Atrapen al Gringo, en español-, por allá del año 2012, el ex centro penitenciario se ha convertido en un edificio abandonado donde viven delincuentes y drogadictos.

Según lo explican, con justa razón, esto atenta contra la seguridad y sanidad de los vecinos de la zona y de todo aquel que pasa por ahí que, además, está prácticamente en el centro del puerto.

Asimismo, afirman que robos y ataques han ocurrido por esta situación, incluso en un jardín de niños al cual han saqueado en cuatro ocasiones. No existe vigilancia y además el edificio se deteriora, existiendo riesgo de derrumbe pues los que ahí llegan diario le dan mazazos a fin de sacar el fierro viejo, las varillas para poderlo vender en unos pesos.

Por lo anterior han iniciado este movimiento después de tantos años de pedir se haga algo en el lugar. A ver si esta nueva administración estatal sí les hace el milagrito. Y es que fue durante el sexenio del priista Fidel Herrera Beltrán, en el 2009, cuando la cárcel cerró sus puertas. Los 960 reos fueron trasladados a otros centros penitenciarios y, a los porteños, se les prometió que el inmueble se rescataría y hasta sería un centro cultural.

El ex presidente municipal, Jon Rementería Sempé, declaró en su momento que sería un museo similar a los parisinos, con recorridos virtuales y 50 mil piezas históricas que no veían la luz porque no había espacio. Pero a más de 10 años no hay ni un espacio público para el Puerto ni tampoco un nuevo centro de readaptación social, lo que por otra parte trae complicaciones financieras para las familias de los reclusos.

Han pasado otras dos administraciones, más esta que comienza, y el edificio del porfiriato, construido en 1902, pero inaugurado hasta 1908, sigue sin intervención alguna. Esperemos los años, y los vándalos, no sigan pasando por él.

@Yamiri Rodriguez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here