Pluma negra

Nombramientos federales

 

Ignacio Alvarez

En los acomodos del gobierno federal, bajo un nuevo esquema de la administración pública del Gobierno de México, la mayoría de las antiguas delegaciones federales, más de 70, han sido desmanteladas para dar paso al adelgazamiento burocrático que de acuerdo a la filosofía del Presidente López Obrador, los programas tengan un beneficio e impacto directo a los ciudadanos.

Los planes de apoyo directo a los mexicanos se apoyarán en los Centros de Integración para el Bienestar que se instalarán en las 18 regiones en las que el gobierno federal dividió al estado de Veracruz, pero aunque existe ese esquema son necesarias personas con el perfil profesional adecuado para que coordinen las áreas específicas.

Trascendió que en los próximos días tomarán responsabilidades en las representaciones de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), el biólogo Pablo Robles Barajas, propietario del periódico Imagen y con maestría en Periodismo por la Universidad Veracruzana.

En la representación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social está propuesta la joven Alejandra Rivera Arroyo quien actualmente coordina el Programa de Jóvenes Construyendo el Futuro y que en siete meses logró la vinculación de 100 mil jóvenes entre 18 y 29 años al sector productivo para que a través de una beca aprenda un oficio o actividad económica que les permita salir adelante.

Con esos nombramientos se inicia una nueva época y estilo de gobernar que pretende dejar atrás las formas que instituyó el PRI y que no cambió el PAN en su oportunidad de dos sexenios que gobernó entre el 2000 y el 2012.

 

PRI con más  pena que gloria

En Veracruz no se vivió el fervor de la elección interna de la dirigencia nacional, los votos de la militancia apenas fue del 30 por ciento del padrón estatal del priísmo, por cierto casi el doble del interés que despertó la interna por la dirigencia estatal, el tricolor no despierta del letargo que le han dejado dos derrotas al hilo en elecciones por la Gubernatura.

Del antiguo bastión rojo que era el estado de Veracruz con el llamado voto verde que sacaba de apuros a cualquier candidato en el pasado, ahora quedan rescoldos con un administrador estatal de muy poca calidad moral para hacerlo revivir. Marlon Ramírez se ha convertido en un tibio presidente del comité estatal sin rumbo.

Reducido a un lejano tercer sitio en las preferencias electorales de los veracruzanos y con un pesado desprestigio a cuestas, el dirigente del tricolor busca reflectores con elogios al Gobierno de Cuitláhuac García y hasta con el fallecimiento del Cardenal, Sergio Obeso Rivera, pero al parecer sus publicaciones no hacen ningún ruido.

Desde abril pasado que se convirtió en presidente del PRI, Marlon Ramírez no ha defino su línea de partido de oposición al gobierno estatal y federal, tampoco su tendencia partidista hacia el interior de esa organización, por lo que se espera que con la llegada del nuevo líder nacional se genere el replanteamiento de un PRI de competencia.

 

Regresa Antiga

En el Sector Salud de Veracruz cada vez son más fuertes los rumores de la salida del titular de la Secretaría de Salud, Roberto Ramos Alor y es que se trata de una de las dependencias con mayores conflictos al interior y exterior por el volumen de pacientes que se atienden y el personal que labora en la dependencia.

En los corrillos de los hospitales y áreas administrativas se menciona con insistencia el regreso del Fernando Antigua Tinoco un político priísta de la cuenca del Papaloapan que ya fue titular del sector y que ha ocupado diversos cargos en la Secretaría de Salud en distintos municipios.

En los estilos anteriores de hacer política de gobierno, los titulares de las secretarías cumplían al menos un año en el cargo, habrá que ver si en el gobierno de la 4T, las cosas son distintas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here