INAH descubre tres asentamientos prehispánicos en Perote; datan del 700 AC

  • Se trata de hallazgos monumentales; cuentan con arquitectura que podría ser superior en términos de acabados que la zona arqueológica de Cantona.
  • Rendían culto al Cofre de Perote

Francisco De Luna / PRIMERA PARTE

Xalapa, Ver.- “La mano del diablo”, “La Viborera” y “Tepeolo” son los tres asentamientos arqueológicos recientemente descubiertos en el municipio de Perote, informó el investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), José Antonio Contreras Ramírez.

Las bases piramidales fueron halladas en las inmediaciones de la localidad de Totalco, donde aún continúan las investigaciones para conocer más detalles de los establecimientos prehispánicos.

Explicó que los trabajos se realizaron a través del convenio de colaboración del INAH Centro-Veracruz con las empresas TW-Solar, Mex-Solar. En estos terrenos se tiene proyectada la instalación de paneles solares.

Ahí es donde los arqueólogos hicieron reconocimiento de la superficie “tenemos muestreado y analizamos qué tipo de población habitó la época prehispánica en la zona montañosa”.

Estos asentamientos se ubican en las laderas bajas de la montaña y de acuerdo con los estudios, es que rendían culto al “Cofre de Perote”.

Están ubicadas entre 2 mil 600 a 3 mil 200 metros sobre el nivel del mar, refirió el arqueólogo entrevistado en el INAH con sede en la ciudad de Xalapa.

Se trata de hallazgos monumentales, pues cuentan con arquitectura que podría ser superior en términos de acabados que la zona arqueológica de Cantona, ubicada en Tepeyahualco,  Puebla, en los límites con el estado de Veracruz.

“Encontramos el sitio que llamamos La Mano del Diablo, La Viborera y Tepeolo. Más los que había, suman seis asentamientos y todos guardan similitudes en sus trazos arquitectónicos”,

Los otros que ya habían sido descubiertos son “Cerro Jorge”, “La Gloria” y “Napatecuhtlan” en los años de 1943 por el arqueólogo Enrique Palacios y José García Payón.

Los nuevos hallazgos tienen juegos de pelota, patio central y templo “conjunto arquitectónico” y existe la probabilidad de la existencia de más construcciones prehispánicas.

Aún no se tiene la precisión a qué civilización indígena perteneció esta población, pues apenas se puede tener una probabilidad de que datan del 700 Antes de Cristo (AC), de acuerdo con la información obtenida por las estructuras mayores.

Estas se desplantan en plataformas con terrazas sobre lomeríos “están en la parte alta y eso hace tener una vista preciosa de la región, el Cerro Pizarro y Cantona. Son asentamientos de carácter monumental”.

José Antonio Contreras, detalló que las bases piramidales están construidas con piedras recubiertas con estuco y probablemente hayan tenido pinturas, dice y muestra parte de lo rescatado para continuar con los estudios.

Compartir