Incongruencias y mentiras de los gobiernos de Morena

Samuel Aguirre Ochoa *

Poco a poco los ciudadanos se van dando cuenta del verdadero carácter de los gobiernos emanados de Morena, de sus incongruencias y mentiras, lo que ha provocado que millones de mexicanos se desencanten de los funcionarios públicos que hoy están en el poder y que son miembros de ese partido. Empezando por el presidente de la República que todos los días, en sus famosas mañaneras, afirma que las cosas van muy bien en México cuando la realidad dice todo lo contrario: sostiene que la economía del país está creciendo, siendo que los organismos especializados en medir tal indicador y la economía en los bolsillos de las familias apuntan en otro sentido, dicen que no está creciendo; primero sostuvo el proyecto de dar amnistía a los grupos armados que azotan a los ciudadanos y ahora hace apenas dos días reprendió al subsecretario de gobernación Ricardo Peralta por estar instrumentando pláticas con dichos grupos; al inicio alentó la migración de centroamericanos y ahora los reprime en la frontera sur con la Guardia Nacional; canceló programas asistenciales que de cierta manera ayudaban a combatir la pobreza, como por ejemplo el PROSPERA, el Seguro Popular, el PROCAMPO, etc., y anunció otros, que, a decir de él son mejores, pero que hasta el momento no se han echado a andar en su totalidad y sus alcances son muy inferiores a los eliminados. Claro, el presidente inventa mil cajas chinas para mitigar la caída de su imagen, pero el proceso avanza irremediablemente. Aunque se burle del pueblo diciendo que es inmensamente feliz, feliz, feliz.

Lo mejor sería callar, no decir nada, debido a que pudiera pensarse que hablamos por consigna para desprestigiar al gobierno de la 4 T. Pero si nos manifestamos es para defendernos de las mentiras y ataques que algunos funcionarios de dicho partido hacen en contra de las organizaciones en general y en particular del Movimiento Antorchista: por ejemplo, el día de hoy, el alcalde morenista de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero, declaró ante los medios de comunicación “que existe una denuncia más contra otra agrupación, Movimiento Antorcha Campesina, por colocar hace un año candados en el Palacio Municipal”, aquí miente el presidente, pues es costumbre de la administración que encabeza este señor cerrar las puertas del Palacio Municipal ante cualquier manifestación de los ciudadanos jalapeños. Es cierto que Antorcha se ha manifestado en los bajos de este inmueble, pero siempre lo ha hecho de manera pacífica y siempre en el marco de la Constitución Política, es más yo en lo personal he acudido a más de dos reuniones con el alcalde, siempre lo he tratado con respeto e incluso hemos tomado algunos acuerdos sobre determinado número de obras y acciones que debe realizar en algunas colonias de Xalapa, compromisos que hasta el momento no ha cumplido, de estos hechos ha quedado constancia en la prensa escrita.

Es evidente que esta afirmación de Hipólito Rodríguez es una amenaza en contra de quien pretenda hacer uso del derecho de manifestación y que cae en la incongruencia, pues basta recordar que su líder máximo, López Obrador, organizó cientos de manifestaciones en Tabasco y a nivel nacional, sin que se le reprimiera y cabe recordar que, hace apenas unos días, fue precisamente en Tabasco, en donde se acaba de modificar el Código Penal para castigar a quienes protesten.

Pero la acción de cerrar las puertas de las instituciones públicas a los ciudadanos, no es exclusiva del alcalde de Xalapa, sucede exactamente lo mismo con el Gobierno del estado que encabeza el Ing. Cuitláhuac García Jiménez, gobernador morenista, prueba de ello es lo sucedido los días 17 de julio y 19 de agosto, cuando grupos de ciudadanos provenientes de diferentes partes de la entidad pidieron hablar con él para pedirle solución a sus problemas, también le fueron cerradas con candados las puertas del Palacio de Gobierno y ningún funcionario se dignó siquiera preguntarles cuál era el motivo de su visita. La oficina de Comunicación Social ha hecho mutis ante estas expresiones ciudadanas y solo Seguridad Pública, Tránsito del Estado y Protección Civil emitieron un escueto comunicado en el que informaron a los jalapeños que no transitaran por el centro de la ciudad, debido a que los antorchistas llevarían a cabo una marcha. Por cierto, aprovecho este espacio para informar que el Comité Estatal del Movimiento Antorchista en Veracruz, deliberó volver a manifestarse con 10 mil antorchistas el próximo 11 de septiembre, y a partir de ese día establecer un plantón por tiempo indefinido en la Plaza Lerdo.

Esta actitud, tanto del alcalde jalapeño como del gobernador de Veracruz, de cerrar las puertas a los ciudadanos es incongruente, pues cuando anduvieron en campaña, prometieron atender los problemas de la gente, en particular de la más necesitada y ahora que son gobierno están siguiendo una política contraria. Simplemente una política de oídos sordos.

Pero esta actitud incongruente se nota en todas las esferas en las que se mueven los morenistas. Por ejemplo, todos se dicen maderistas, es decir, partidarios de la no reelección, pero qué estamos viendo a nivel nacional: Martí Batres se quiere reelegir como presidente del Senado; Porfirio Muñoz Ledo, lo quiere imitar en la Cámara de Diputados Federales; Yeidckol Polevnsky, quiere hacer lo mismo como presidenta nacional del partido Morena; y Jaime Bonilla, también se quiere reelegir, aunque sin pasar por las urnas, como gobernador de Baja California, pues fue elegido solo por dos años y quiere extender su mandato a cinco.

No hay que ser muy inteligentes para detectar las incongruencias y mentiras de los principales dirigentes de Morena, situación peligrosa, pues esto puede llevar a que al final de cuentas, aunque el presidente haya firmado ante notario público el compromiso de no reelegirse, quién nos asegura que cumplirá su palabra, si día con día vemos su contradictorio actuar. Es bastante probable que el día de mañana nos salga con que el pueblo le pidió que se reelija y que él solo obedece.

Antorcha es una organización que tiene 45 años luchando en contra de la pobreza en México, construyendo una organización progresista en la que se impulsa la educación, la cultura, el deporte, el trabajo y la lucha por mejorar las condiciones de vida; planteamos que, para combatir la pobreza en México, es necesario cambiar el modelo económico de neoliberalismo rapaz, y, por tanto, sentimos la necesidad de prevenir al pueblo trabajador y a la ciudadanía en general en contra de estas felonías

 

* Samuel Aguirre es dirigente estatal del Movimiento Antorchista en Veracruz

Compartir