Pluma negra

La lucha por el ORFIS

 

Ignacio Alvarez

El obligatorio cambio del titular del Organo de Fiscalización Superior de Veracruz,  nunca había generado tanta expectativa como ahora, todo mundo ha levantado la mano, tanto profesionales en la materia como el mismo fundador de ese órgano, René Mariani, el mismo Lorenzo Antonio Portilla que busca la reelección y hasta personas con nulo conocimientos de la materia administrativa y auditoría, suenan nombres como Arturo Rivera, Raúl Morales Flandes o Martín Lozano, sin dejar a un lado Sergio Vázquez que también se anota.

En los próximos días será el registro de los aspirante y con ello, la primera criba de candidatos para dejar a los que realmente sean candidatos viables y que cumplan en primer término con los requisitos y después con la capacidad de ocupar el cargo con buenos resultados.

Sin duda, la Comisión de Vigilancia del Congreso de Veracruz, tiene una gran responsabilidad, ya que en estos tiempos no se puede poner al frente de un organismo tan importante como es el ORFIS a cualquier persona; el contexto que vivimos ya no deja margen para improvisados o para quien tenga muchas ganas de aprender; tan sólo ayer se manejó que en la Cuenta Pública 2018, se auditaron 328 entes fiscalizables, entre los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, organismos autónomos, 212 ayuntamientos y entidades paramunicipales.

Llego el momento de que los Diputados se pongan las pilas, que las Cámaras Empresariales dejar de politizar el tema del ORFIS, pues lo que se necesita es trabajar como se ha hecho hasta ahora y buscar que Veracruz siga siendo referente de Fiscalización Superior a nivel Nacional.

Será la misma convocatoria que con sus requisitos sacudirá a quienes no tienen posibilidades y que sólo buscan anotarse como relleno, algunos ven que ese tipo de operativos lo realizan personas como Sergio Vázquez que busca revolver las aguas para tratar  convertirse en el Auditor General.

 

Medios enchilados

Cada vez más propietarios de medios de comunicación de todos tamaños y colores se suma a la lista del maltrato o lo que es peor la indiferencia de la Coordinación de Comunicación Social que desde el poder desaire la labor de los actores que fungen como puentes entre el gobierno y la sociedad.

La razón es simple, los funcionarios a cargo de esa área primero, no cuentan con la experiencia; segundo, siente que al igual que el Gobernador y el Presidente, ganaron la elección y que nada deben a los medios, sino a la población y tercero, existe ya un subejercicio de recursos públicos que están destinados a la difusión de las obras y acciones de todas las áreas del gobierno del estado.

Es cierto que antes, se utilizaron esos recursos para rendir culto a la personalidad de los gobernantes, pero eso no significa que el dinero público esté presupuestado para esos fines. No, el dinero de difusión debe ser utilizado para promover el turismo, campañas de seguridad pública, prevención del delito, de salud, de protección civil y otros aspectos que empatan al gobierno con el pueblo.

El gobierno del estado no cuenta con puentes de comunicación con la sociedad, la sociedad desconoce lo que el gobierno hace, si es que hace algo, tal vez ese distanciamiento sea un factor determinante para ubicar con calificaciones no aceptables al Jefe del Ejecutivo.

Los periodistas y dueños de los medios no quieren chayos o embutes, quieren una relación institucional como cualquier otro proveedor de la administración pública que reciben pagos por servicios prestados.

La ley aprobada en la materia ha sido utilizada de manera parcial para sacudirse de los medios incomodos y ofrecer migajas al resto, bajo la premisa de que no son necesarios para un gobierno que se siente sobrado de su bono democrático.

Este es el ejemplo de un texto alternativo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here