Por abandono al campo, México es el principal productor de mariguana en el ámbito mundial

La diputada Carmen Patricia Palma Olvera (Morena) aseguró que por el abandono del Estado al campo, el crimen organizado se ha infiltrado en este sector, causando que México se convirtiera en el principal productor de marihuana en el mundo y tercer lugar en goma de opio, según el Reporte Internacional de la Estrategia para el Control de Narcóticos.

Al inaugurar el “1er Foro Agroalimentario por una nueva ley”, en el Palacio Legislativo de San Lázaro, enfatizó que malas decisiones, opacidad, corrupción e impunidad con la que se ha administrado en el pasado, devino en tal decadencia de quienes pertenecen al ámbito rural.

“Se ven obligados a abandonar una posibilidad de existencia importante, sumado a que el crimen organizado y el narcotráfico aprovechan la ausencia del Estado para emplear las tierras en el cultivo de los dos activos más comercializados a nivel global”.

Lamentó que también está el problema de la pérdida de identidad del productor rural, ya que comienzan a negarse a sí mismos, incluso “a sus hijos les da pena decir que sus padres son campesinos”.

Resulta imperioso impulsar cambios de raíz que proyecten un porvenir favorable en el tema agroalimentario, y modificar todas las reglas de operación con el propósito de que sean más fáciles y sencillas para quienes buscan acceder a apoyos y programas.

Palma Olvera planteó reivindicar el papel de las mujeres y hombres del campo, porque en las últimas cuatro décadas la agricultura mexicana se ha caracterizado por la baja capacidad de oferta para satisfacer la demanda interna; el pobre desarrollo de los mercados y niveles de ingresos bajos para la mayoría de los productores.

Agregó que México quedó sujeto a una sobrecarga de importaciones altamente subsidiadas respecto a la producción agropecuaria nacional, contra las cuales la mayoría de los productores no pueden competir, desincentivan la producción y causado el desplazamiento migratorio de muchos agricultores y ganaderos que buscan otras fuentes de ingresos.

Arturo Labastida Esquivel, presidente de la asociación civil Promotora Nacional Agropecuaria y Comercializadora, urgió atender la problemática del campo para rescatarlo de la marginación, descuido y olvido de anteriores gobiernos, mediante el trabajo comprometido de productores, diputados y funcionarios.

Académicos e investigadores de las facultades de Estudios Superiores Aragón y de Ciencias Políticas y Sociales, de la UNAM, propusieron impulsar el desarrollo agrícola con una visión integral para vincular la planeación en la parcela, aprovechando los insumos naturales de la región para vincularlos a las nuevas tecnologías hasta la venta al consumidor, con el objetivo de garantizar alimentos de calidad en cantidad suficiente.

Con especial atención a jóvenes rurales, porque 60 por ciento vive en hogares con pobreza multidimensional, resaltaron que 80 por ciento de la producción de alimentos en México la proveen los pequeños campesinos, que de no apoyarlos, el hambre se extendería en el ámbito global.

Externaron la disposición de la UNAM de contribuir en la planeación que impulse el desarrollo agropecuario basado en la sustentabilidad, para garantizar la preservación del medio ambiente y los recursos vitales de la siembra como el agua, porque está en peligro la sobrevivencia humana.

Productores de Morelos, Hidalgo, Puebla y estado de México demandaron apoyo financiero y programas efectivos al campo nacional, sin simulaciones, ante el alto costo de insumos, porque la mayoría son de importación sujetos al tipo de cambio del dólar, a la dependencia del mercado de Estados Unidos y al aumento de aranceles con el peligro de que colapse el intercambio. Además, atender la inseguridad que prevalece.

Pidieron a los diputados construir un marco jurídico que proteja y asegure acceder a recursos económicos y legales para lograr autosuficiencia alimentaria, que las leyes no simulen como se ha estilado y que sólo han servido para enriquecer a las agroindustrias que son las menos frente al 80 por ciento de los pequeños productores, en quienes descansa la siembra en condiciones desventajosas.

El desafío que se enfrenta es aumentar 60 por ciento la producción, para asegurar alimentos sanos desde la siembra hasta que lleguen a la mesa de los consumidores. Solicitaron rescatar el maguey pulquero y sus derivados en peligro de extinción por falta de una estrategia efectiva y recursos financieros para preservarlo, pese a que es una importante fuente de empleo.

Compartir