Ancianos, abandonados y víctimas de abusos

Francisco De Luna / Foto de Agencia Fotover

Xalapa, Ver.-Para el año 2030, por cada 50 ancianos, habrá 100 jóvenes, según las estimaciones del Consejo Nacional de Población (Conapo) en su estudio de proyecciones “2010-2030”.

Actualmente existe cerca de un millón de adultos mayores en Veracruz, lo que representa un 13 por ciento de la población.

Este 28 de agosto se conmemora el “Día de los Abuelos” y en el asilo “Mariana Sayago” hay un total de 56 que permanecen bajo los cuidados del personal de esta casa hogar, ubicada en la calle Xalapeños Ilustres, de la zona centro de la ciudad de Xalapa.

Ahí el 40 por ciento de los residentes están en total abandono, indicó el administrador del lugar, José Luis Nava Araíza.

En su estudio Conapo considera que el envejecimiento de la población dentro de 50 años será un desafío demográfico para muchas entidades federativas y sus implicaciones para los sistemas socioeconómicos, sistemas de pensiones, atención en salud o las estructuras de parentesco y de hogares, pueden ser considerables.

Tan sólo en Mariana Sayago, de los 56, hay 29 mujeres y 27 hombres. El asilo cuenta con cinco salas. “En un abandono total se encuentra el 40 por ciento, casi la mitad, es muy triste”.

En la casa hogar hay personas de 102, 104 y hasta 107 años de edad. Nava Araíza mencionó que el principal padecimiento de los residentes es la demencia senil y en algunos de los casos han sido olvidados por sus familiares.

“El principal padecimiento es la edad, porque hay diabetes, hipertensión, desgaste, demencia senil, principalmente”.

La entidad ocupa el tercer lugar a nivel nacional con más población de adultos mayores con un millón 35 mil veracruzanos de 60 años.

Entre otros datos del Instituto Nacional de Geriatría el 16.8 por ciento de los adultos mayores sufre algún tipo de abuso y que muchas veces éste no es denunciado en las instancias correspondientes.

El abuso psicológico y emocional ocupa el primer sitio, seguido del maltrato físico, económico, patrimonial, negligencia y el sexual.

Compartir