Personas desaparecidas, el drama veracruzano

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.-“Hace tres meses que no sé nada de mi hija… desapareció”, cuenta la señora Linda Carmona. Ella busca a Blanca Rubí Cedeño Carmona, desapareció el 25 de mayo de 2019.

Tiene 32 años. El día 07 de septiembre cumplirá 33. Su desaparición es extraña. No hay rastros de nada, sólo una única versión: la de su esposo quien la vio por última vez y desde entonces ya no se supo más.

La señora Linda, acudió a la plaza Sebastián Lerdo de Tejada de la ciudad de Xalapa, donde se unió a la protesta en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada.

“No sabemos nada ella. No hay líneas de investigación. No hay nada”, narra mientras sostiene una cartulina en la que ha pegado una fotocopia de la ficha de búsqueda de Blanca Rubí.

El sol es incesante. Ella se cubre con una gorra color azul. Durante la entrevista poco puede articular las frases. El llanto le hace pausar. Está de frente al Palacio de Gobierno de Veracruz y observa las fotografías de todos los ausentes. Solloza.

Detalla lo siguiente “Su esposo comentó que la dejó la mañana del 25 de mayo. Se despidieron de la casa, ella iba a ir a la escuela de Veterinaria y ya no regresó, ni se presentó en la escuela. No hay cámaras, no se sabe nada de ella”.

Blanca y su esposo vivían en Banderilla. Ella tenía que asistir a clases a las 10:00 de la mañana. Desconocen si abordó el autobús. Prácticamente “se esfumó”, dice doña Linda, quien se ha incorporado a las búsquedas de los desaparecidos.

La carpeta de investigación es FEADPD/ZCX/2019. La ficha indica que ella es de 1 metro con 60 centímetros, pesa 65 kilos, de piel clara y ojos cafés, cabello largo, cejas depiladas. Tiene tatuaje de un atrapasueños en la cadera de lado derecho, tatuaje de flor de loto en la espalda media.

Ha sido buscada entre vecinos, amigos, así como en terrenos, hospitales, cárceles, pero no existen evidencias de su paradero “se esfumó. Aquí la gente se esfuma, tristemente no sabemos nada de nuestros hijos”.

Y para poder pagar sus estudios de cuarto semestre de Veterinaria, se dedicaba a labores de maquillaje y peinados. “Ella amaneció en su casa el sábado y su esposo dice que fue el último día que la vio”.

El de 30 de agosto es el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada. En el estado de Veracruz, los casos se han convertido prácticamente en una barbarie. Este día acudieron los colectivos de familiares desaparecidos a la plaza Sebastián Lerdo de Tejada para recordar que las búsquedas continúan hasta encontrarlos.

Compartir