Docentes intercambian opiniones sobre uso de TICS en enseñanza de Historia

Redacción Hora Cero

Docentes de las universidades autónomas de Chiapas y Sinaloa, así como de la Universidad Veracruzana (UV), dialogaron el miércoles 28  de agosto en torno a la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en el proceso de enseñanza-aprendizaje de las licenciaturas en Historia. 

Durante el primer día de actividades del XIV Encuentro de la Red Nacional de Licenciaturas en Historia y sus Cuerpos Académicos (Renalhica), que se desarrolla hasta el 31 de agosto y tiene como sede la Facultad de Historia de la UV, los profesores intercambiaron experiencias y procesos que han implementado para optimizar la formación de los universitarios, moderados por María Gabriela Guerrero Hernández, de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). 

Patricia Gutiérrez Casillas, académica de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach), habló sobre las TIC, su uso y enseñanza en la Licenciatura en Historia de la entidad a la que pertenece. 

A su ingreso, agregó, los estudiantes son evaluados para conocer qué tanto saben acerca de estos procesos. Lamentablemente, el resultado es desfavorable pues la mayoría no sabe para qué son ni para qué sirven. 

Señaló que, en comunidades cercanas a la capital de ese estado, los jóvenes aprenden computación con dispositivos hechos a base de cartón a los que dibujan teclas y comandos; mientras que el profesor, si es que cuenta con una laptop, a través de un proyector les muestra imágenes para que ellos las imaginen en sus supuestos monitores. 

Por ello, la Unach se ha preocupado por incorporar la tecnología necesaria para que los alumnos aprendan y se involucren. Pero, a pesar de que dentro del plan de estudios se establecen cuatro niveles de cómputo obligatorios, muchas veces no tienen las ganas de aprender, aun cuando les ayuda en la búsqueda de información para sus tesis e investigaciones. 

“Es necesario que las aprendan, las tienen, pero los chavos no quieren hacerlo.” 

Arturo Carrillo Rojas, docente de la Universidad Autónoma de Sinaloa, dio a conocer algunos aspectos de una encuesta aplicada a varias universidades de México respecto a la incorporación de las TIC y del Internet, así como a las facultades de Historia. 

El tema de su charla fue “Reflexiones en torno al uso de las TIC para el aprendizaje en las licenciaturas en Historia”. Dijo que las TIC aplicadas a la educación superior son muy importantes en los procesos formativos de los universitarios, sobre todo porque su influencia va más allá de la sola utilización de herramientas tecnológicas. 

Lo anterior, significa que los docentes deben cambiar y reestructurar sus formas de enseñanza y emplear prácticas pedagógicas innovadoras; sin embargo, estas nuevas tecnologías no son, por sí mismas, la solución infalible para todo tipo de problemas. 

“Los instrumentos tecnológicos por sí solos no van a mejorar el trabajo dentro del aula, pues se requiere un esfuerzo mayor que considere aspectos formativos y de contenido que involucren a los participantes.” 

Finalmente, expuso que hace falta un manejo adecuado en el empleo de las tecnologías, una buena preparación y didáctica, así como políticas educativas acordes con la realidad. 

Las TIC como herramienta de enseñanza-aprendizaje de la historia: casos en la Facultad de Historia de la Universidad Veracruzana”, es el tema con el cual participó Martha Ramírez Landa, de esta casa de estudios, quien dio un panorama a los asistentes sobre los beneficios que reciben los alumnos en esta materia. 

Citó el caso de Raúl Romero Ramírez, académico y titular de la experiencia educativa (EE) Didáctica de la Historia y de otras más, al hacer uso de recursos didácticos basados en las TIC, así como de otros maestros que también las han incorporado al proceso de enseñanza-aprendizaje. 

Mencionó también la implementación del Proyecto Aula y de la plataforma Eminus (Sistema de Educación Distribuida), la trasformación de salones, de los espacios educativos y profesores con la llegada de las TIC, así como el uso que hacen de la Biblioteca Virtual de la UV para facilitar la vida y labor estudiantil. 

Jorge Rodríguez Molina, catedrático de la Facultad de Historia de la UV, destacó la implementación del proyecto “El séptimo arte como instrumento de análisis histórico para la experiencia educativa México Contemporáneo”, diseñado desde hace tres años para que los estudiantes conocieran la realidad mexicana desde los años treinta. 

Resaltó que el cine es una de las principales herramientas para entender cada uno de estos periodos. 

Tan sólo el semestre pasado el 46 por ciento de las 36 sesiones impartidas correspondió a la apreciación en clase de películas históricas, entre ellas: , esperanza y caridad; Canoa. Memoria de un hecho vergonzoso; Una familia de tantas; El rey del barrio; El rebozo de Soledad; El impostor, y La fuerza inútil, por citar algunos ejemplos, donde se analizó el discurso y la imagen. 

Compartir